Centro Virtual Cervantes
Lengua

La circunstancia de especificar el nombre semana mediante un adjetivo de sentido cromático no es extraña al español actual: semana negra (festival, con sede en Gijón, sobre novela negra); semana roja (término histórico referido a la semana en que la isla canaria de La Palma mantuvo la legalidad republicana tras el inicio de la Guerra Civil en 1936); semana naranja (jornadas de estudio y divulgación y de encuentros comerciales organizada en Madrid por la embajada de los Países Bajos); semana rosa (campaña de promoción de la solidaridad a favor de la Asociación Española contra el Cáncer); semana verde (feria multisectorial, originalmente agropecuaria, que se celebra en Galicia); o la semana azul (periodo estival dedicado a las actividades acuáticas). El equivalente invernal de esta última es la semana blanca, lapso vacacional en la enseñanza obligatoria española que, en principio, se supone consagrado al esquí u otros deportes que se practican sobre la nieve.

paisaje nevado
Flickr (Tony)

En alemán existen las Karnevalenferien (‘vacaciones de Carnaval’) y en francés las vacances d’hiver o vacances de février ‘vacaciones de invierno/de febrero’, si bien la consulta en la red ofrece numerosos casos de semaine blanche, indicando un periodo de aproximadamente siete días en el que se viaja a una estación de esquí, concepto registrado en italiano como settimana bianca, según puede leerse en el Grande Dizionario Hoepli Italiano: ‘vacanza di circa sette giorni sulla neve, spec. nella bassa stagione invernale’. Este sentido también es posible documentarlo en textos españoles de los ámbitos publicitario y comercial.

El uso del sintagma semana blanca está acreditado por el Observatori de Neologia de la Universitat Pompeu Fabra desde mediados de los años noventa en el español peninsular:

  • un instituto italiano podrá interrumpir las clases para impartir un curso de apoyo o tomarse vacaciones para aprovechar la semana blanca, con la única obligación de recuperar el tiempo perdido. [El País (España), 28/11/1997]
  • Pero la guinda a esta queja la ha puesto la llegada de la semana blanca o semana de carnaval, que se celebra estos días en miles de colegios. [El País (España), 24/02/1998]
  • Este directivo de la conselleria añade que la decisión de colocar la semana blanca a finales de febrero y principios de marzo pretende «racionalizar la actividad académica entre Navidad y Semana Santa».[El Periódico (España), 30/08/2010]
  • Ahora, CiU planea suprimir la denominada semana blanca prevista para dentro de dosmeses, sin esperar al 2012, en aquellos centros o municipios donde ni las asociaciones de padresni los ayuntamientos han conseguido organizar actividades alternativas a la paralización de las clases. [El Periódico (España), 24/12/2010]
  • Cataluña ya vivió un intento de cambio en las vacaciones. En 2011, el entonces consejero Ernest Maragall puso una semana de descanso en marzo para las escuelas. La semana blanca duró sólo un año por problemas de conciliación para las familias y por el alto precio que tenían las colonias ofertadas. [El País (España), 7/09/2016]

Ausente del DRAE (2014), tampoco figura en el DEA (2011) ni en el NEOMM (2013). Sí se recoge, en cambio, en Alvar2 (2004): ‘la de vacaciones, generalmente en la enseñanza media, que suele disfrutarse durante el mes de febrero’; y en Clave (2012) donde, no obstante, se habla ya en pasado del concepto semana blanca: ‘la de vacaciones, que generalmente se disfrutaba en colegios e institutos en el mes de febrero’, dando idea de una vigencia, si no caducada, cuando menos precaria.

De hecho, no son demasiadas las ocurrencias de este sintagma —todas, por cierto, del español peninsular— registradas en los bancos de datos textuales de la Academia: no aparece en el CORDE (inicios-1974), figura cuatro veces en dos documentos del CREA (1975-2004) y diez en siete documentos del CORPES XXI (2001-2016), tres de las cuales, debido al leve solapamiento cronológico que se da entre ambos corpus, coinciden con las del CREA. Por tanto, se reúnen once ocurrencias entre los años 1996 —fecha del primer caso documentado en el CREA— y 2012, límite temporal del CORPES XXI, cifra similar a los quince casos recogidos por el OBNEO entre 1997 y 2016. Los ejemplos del CREA proceden todos de fuentes periodísticas, mientras que los del CORPES XXI se distribuyen casi por igual entre prensa y literatura. Tales datos indican una presencia discreta en español actual, quizá porque el referente de este sintagma jamás ha alcanzado suficiente asentamiento, siempre cuestionado por buena parte de la ciudadanía, debido a las dificultades de conciliación laboral y familiar que supone para los padres, más allá de las consideraciones pedagógicas, atendidas, por cierto, en otros países de nuestro entorno, que aconsejan el escalonamiento de ciertos periodos de descanso en la enseñanza media.

La construcción semana blanca es un compuesto sintagmático, es decir, un compuesto que no exhibe cohesión gráfica (algunos autores lo clasificarían entre las locuciones nominales), formado mediante la estructura nombre + adjetivo. Se da, entre ambos elementos, una relación atributiva en la que el adjetivo actúa especificando —restringiendo— la significación del compuesto. Así, el conjunto constituye un hipónimo de semana, núcleo de la formación, tal como ocurre en mercado negro, números rojos o cena fría.

La especificación se produce porque el segundo formante del compuesto destaca algún aspecto del primero, aquí un rasgo de tipo cromático, que, sin embargo —y esto es lo interesante— no es atribuible al primer formante, sino que se asocia con algún matiz de sentido que se desprende de dicho color, en este caso mediante el recurso a la metáfora, ya bastante lexicalizada, entre nieve —término real— y blanco —término imaginario. Por tanto, el significado composicional tiene aquí una base figurativa, está moderadamente idiomatizado: se corresponde con el de ‘semana de la nieve’, si bien se precisa de una aportación pragmática para interpretar que, si se está en la montaña disfrutando de la práctica del esquí, es porque se está, simultáneamente, de vacaciones, información que no se deduce de modo inmediato de la construcción comentada.

La desigual implantación y dispar fortuna que ha tenido en nuestro país el periodo vacacional llamado semana blanca se han traducido en una difusión discreta del sintagma, a juzgar por los datos. No obstante, el uso sostenido que constata el OBNEO justifica suficientemente su inclusión en el repertorio académico.

Juan Miguel Monterrubio Prieto
Universitat de les Illes Balears (España)

semana blanca f.

Un pensamiento en “semana blanca f.

  • 13 junio, 2017 a las 07:41
    Enlace permanente

    Es posible que solo se haya documentado tan tarde; pero cuando yo en mi mocedad asistía a un centro educativo privado, hacia 1980, ya se usaba este neologismo para designar la semana en la que se esquiaba. Pero no era una semana de vacaciones: los alumnos que no íbamos a Cerler o Candanchú teníamos que asistir a clase y seguir el horario lectivo normal.

    Así pues, se usa desde bastante antes de que apareciese en la documentación escrita.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *