Centro Virtual Cervantes
Lengua

malware m.

malware <em>m.</em>

El neologismo malware es un extranjerismo procedente del inglés formado por acronimia: es un acrónimo de malicious y software. En los últimos veinticinco años se ha otorgado a este vocablo tal importancia en el campo de la seguridad de la información que se ha llegado a establecer un día mundial del antimalware, que se celebra el 3 de noviembre de cada año. Esta fecha la estableció la compañía de seguridad ESET en 2017 con el objetivo de destacar la labor que realizan los investigadores de este campo para combatir programas malignos que ponen en peligro la seguridad de instituciones, empresas o personas. En esa misma fecha, pero en el año 1983, el estudiante de Ingeniería de la Universidad del Sur de California Fred Cohen presentó un prototipo de programa maligno en un seminario de informática que luego su profesor, Len Adleman, bautizaría como virus informático o malware. No obstante, se reconoce que el vocablo fue acuñado por el profesor israelí Yisrael Radai el 4 de julio 1990, en una de sus publicaciones en lengua inglesa en la que describía los distintos tipos de malware, como los virus informáticos, los troyanos, ransomware (programas de secuestro o chantaje), spyware (programas espías) y adware (programas de publicidad indeseada), entre otros.

carrusel m.

carrusel <em>m.</em>

El nombre masculino carrusel viene del francés carrousel, significa ‘atracción de feria que consiste en una plataforma giratoria sobre la que hay animales y vehículos de juguete para montarse y girar en ellos’ (VOXUSO); es sinónimo de tiovivo y de calesita en Argentina. También es un juguete proyector que se instala en las cunas para bebés, conocido como carrusel de cuna y, a la vez, es un ‘espectáculo en el que varios jinetes hacen exhibiciones en círculos’ en DRAE23, DEA y VOXUSO. Y además, carrusel denomina la parte de un proyector donde se colocan las diapositivas (Clave). En España y Latinoamérica carrusel da nombre a emisiones populares y de éxito como Carrusel deportivo, un programa de radio emitido en España desde 1952, o la famosa telenovela mexicana de 1992 Carrusel de las Américas, emitida en toda Latinoamérica para celebrar el quinto centenario del descubrimiento de América. Asimismo, el sentido de la voz carrusel como continuidad y reiteración de eventos está recogido en los diccionarios DEA, Clave y en el Diccionario panhispánico de dudas de la Real Academia Española. A continuación se muestran algunos ejemplos de estos significados clásicos de carrusel:

necroturismo m.

necroturismo <em>m.</em>

El crecimiento de un campo de actividad humana, sobre todo cuando se trata de una actividad económica globalizada y con un alto grado de organización, suele ser terreno fértil para la creación y circulación de nuevas voces. Aquello que se nombra y se clasifica es más sencillo de ofrecer, de buscar y de encontrar; al facilitar las tareas de marketing y consumo, los neologismos resultan una herramienta central del desarrollo de la actividad en cuestión.

cover m. o f.

cover <em>m.</em> o <em>f.</em>

Debido a la prácticamente inexistente flexión nominal con la que cuenta, el inglés recurre con frecuencia a la conversión como procedimiento de generación léxica. Por ello, no es extraño toparnos en esa lengua con verbos que se transforman en sustantivos sin que medie ningún cambio formal por el camino. Tal es el caso de cover, que de su uso como verbo que, en el ámbito musical, significa ‘to record a new version of a song that was originally recorded by another band or singer’, ‘grabar una nueva versión de una canción ya grabada por otro grupo o cantante’ (Oxford English Dictionary), ha pasado a denominar a la versión propiamente dicha. Y de hecho, es versión el equivalente en español que propone la Fundéu, algo lógico, si pensamos que la acepción que recoge el propio diccionario académico para versionar se corresponde con el ámbito musical.

viejuno -na adj. y m. y f.

viejuno -na <em>adj.</em> y <em>m.</em> y <em>f.</em>

«Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad» decía don Sebastián a don Hilarión en la famosa zarzuela La verbena de la Paloma, de Tomás Bretón y Ricardo de la Vega (1894), y ese avance se aceleró sin duda alguna durante la segunda mitad del siglo xx para no abandonarlo. En la época del bluetooth, el cibersexo y el streaming, la modernidad científica y tecnológica convive con una mirada nostálgica al tiempo pasado a través de objetos y estética vintage, que se aplica de manera positiva, revalorizando el sustantivo al que modifica.

televoto m.

televoto <em>m.</em>

Franquicias de amplio espectro mediático como Gran Hermano, La Voz o Got Talent y festivales internacionales como Eurovisión han popularizado desde hace ya algunos años el método de votación interactiva por vía SMS o llamada de teléfono, conocido como televoto y dirigido a fomentar la participación activa de los espectadores, que eligen así a sus concursantes favoritos.

hobbit m. y f.

hobbit <em>m.</em> y <em>f.</em>

En el español actual se emplea con frecuencia el término hobbit para hacer referencia a seres imaginarios de baja estatura y grandes pies propios de los personajes del mundo literario del escritor británico J. R. R. Tolkien. Esta voz proviene del anglosajón hol-bytla que significa ‘constructor/habitante de agujeros’, tal como indicó el mismo autor en los apéndices de El Señor de los Anillos. Sin embargo, no es la única acepción del vocablo, ya que en el año 2003 se hallaron en la cueva Liang Bua de la isla de Flores, en Indonesia, restos de especímenes (Homo floresiensis) cuyo tamaño no superaba el metro de altura y el cerebro era pequeño, de ahí que recibieran el apelativo de hobbits debido a sus características físicas similares a la de los seres ficticios de El hobbit.

plan B o plan b m.

plan B o plan b <em>m.</em>

En la sociedad actual en la que nos movemos siempre con tantas prisas, necesitamos en muchas ocasiones reflejar seguridad y que de ningún modo seremos sorprendidos ante el fracaso de nuestras primeras intenciones porque tenemos previsto otro plan alternativo: un plan B. Se trata de una formación compuesta a partir del sustantivo plan y el sustantivo b. En ella el segundo componente, b, funciona como adjetivo especificativo del primero. Según Fundéu no son necesarias las comillas, plan debe ir en minúscula y la letra be, en minúscula o en mayúscula.