frentismo m.

frentismo <em>m.</em>

La bancada del Congreso de los Diputados siempre ha sido una gran cuna para nuevas palabras en nuestra lengua. Los -ismos florecen en el contexto político de manera extraordinaria: algunos son criticados por su oportunismo; otros, por inclinarse hacia el populismo y existe, incluso, el trumpismo. Muchos hablan, por desgracia, de un fundamentalismo islámico que castiga no solo a Occidente, sino también a muchos musulmanes que se ven juzgados. Una de las palabras que ha dado a luz la clase política es la voz frentismo, formada por derivación desde el término frente, que el DRAE23 define como «coalición de partidos políticos, organizaciones, etc.». De entre los diccionarios que hemos consultado, el término frentismo no está presente en el diccionario citado, tampoco en el diccionario Clave ni en el VOXUSO; sí se encuentra, sin embargo, en el Nuevo diccionario de voces de uso actual (Alvar2) y se define como una «táctica política por la que dos o más organizaciones o partidos pactan entre sí para alcanzar un objetivo común, generalmente de carácter electoral, sin pérdida de autonomía para sus componentes». Una acepción similar se recoge en el DEA, que aclara que frentismo es la «tendencia de dos o más partidos a formar un frente común».

resultadista adj.

resultadista <em>adj.</em>

Aunque a veces es fácil pensar que las palabras no son más que palabras, así lo dice la canción, parole, parole, parole, afortunadamente, inspeccionadas con el microscopio del filólogo, se muestran poliédricas y complejas, con los detalles de sus múltiples caras que pasan desapercibidos a simple vista. Y es en una de estas dimensiones microscópicas que las palabras se revelan como espejos de la sociedad que las genera y utiliza, tal como sucede en el caso de resultadista, formada a partir del sustantivo resultado.

salvapatrias m. y f.

salvapatrias <em>m.</em> y <em>f.</em>

Aunque la voz salvapatrias parece un neologismo surgido en la situación política actual, se trata de una unidad léxica documentada desde hace varias décadas. Ha sido utilizada desde los años ochenta del siglo pasado para nombrar a todo aquel que se ha erigido, con intereses personales y partidistas, como protector y defensor de un país que considera que está amenazado, para lo que trata de imponer un nuevo orden social sin renunciar a la violencia, a la mentira o a la supresión de los derechos de los ciudadanos a los que dice defender.

carrusel m.

carrusel <em>m.</em>

El nombre masculino carrusel viene del francés carrousel, significa ‘atracción de feria que consiste en una plataforma giratoria sobre la que hay animales y vehículos de juguete para montarse y girar en ellos’ (VOXUSO); es sinónimo de tiovivo y de calesita en Argentina. También es un juguete proyector que se instala en las cunas para bebés, conocido como carrusel de cuna y, a la vez, es un ‘espectáculo en el que varios jinetes hacen exhibiciones en círculos’ en DRAE23, DEA y VOXUSO. Y además, carrusel denomina la parte de un proyector donde se colocan las diapositivas (Clave). En España y Latinoamérica carrusel da nombre a emisiones populares y de éxito como Carrusel deportivo, un programa de radio emitido en España desde 1952, o la famosa telenovela mexicana de 1992 Carrusel de las Américas, emitida en toda Latinoamérica para celebrar el quinto centenario del descubrimiento de América. Asimismo, el sentido de la voz carrusel como continuidad y reiteración de eventos está recogido en los diccionarios DEA, Clave y en el Diccionario panhispánico de dudas de la Real Academia Española. A continuación se muestran algunos ejemplos de estos significados clásicos de carrusel:

momentum m.

momentum <em>m.</em>

El curioso caso de la voz neológica momentum despierta interés filológico por varios motivos: por un lado, por tratarse de un llamado latinismo craso o crudo, un préstamo del latín en su forma original, ya que mantiene la desinencia –um de la declinación neutra del latín; por otro, debido a la existencia del préstamo medieval momento, con el que nuestro neologismo forma un doblete léxico, dos palabras que comparten el mismo origen, pero presentan distintas formas; y, por último, por la vuelta a los orígenes del significado del étimo. Y es que momentum —acortamiento de movimentum y derivado del verbo movere, ‘mover’— significa ‘movimiento, impulso, cambio, variación’ en latín (Nuevo diccionario etimológico Latín-Español y de las voces derivadas, s. v.) y, con ciertos matices y como veremos a continuación, también en castellano. De ahí que tanto un momentum como un momento, y siempre desde el punto de vista etimológico, no sea otra cosa que un ‘pequeño movimiento de tiempo’.

partitocracia o partidocracia f.

partitocracia o partidocracia <em>f.</em>

La palabra partitocracia es en español un préstamo del italiano. Según Eugenio Capozzi, profesor de historia contemporánea de la Universidad Suor Orsola Benincasa de Nápoles, la palabra partitocrazia fue utilizada por primera vez por Roberto Lucifero en 1944 en un debate público, recogido en su obra Introduzione alla libertà (La legge elettorale) (1944). Además del economista y político napolitano Arturo Labriola, quien empleó dicha palabra en varias ocasiones en distintos artículos periodísticos de 1946, importa destacar el uso que de ella hizo el filósofo Benedetto Croce, que, en una carta a Alessandro Casati datada el 7 de junio de 1948, afirmaba: «la partitocrazia e l’origine dalle assemblee dalla proporzionale continuano a dare i loro frutti insidiando e corrompendo la libera vita parlamentare» (E. Capozzi, Partitocrazia. Il «regime» italiano e i suoi critici, Nápoles, Guida, 2009, pp. 43-44).

parapolítica f.

parapolítica <em>f.</em>

Según el Diccionario de la lengua española, la base compositiva para– proviene del griego παρα- y significa ‘junto a’, ‘semejante a’, ‘al margen o en contra de’. En cuanto a política, el diccionario de la Real Academia Española indica que proviene del latín politĭcus, que a su vez proviene del griego πολιτικός/πολιτική (politikós/politiké). Dicho lema cuenta con 12 acepciones diferentes y en este caso se trata de la acepción que la define como ‘arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados’.