Centro Virtual Cervantes
Lengua

malware m.

malware <em>m.</em>

El neologismo malware es un extranjerismo procedente del inglés formado por acronimia: es un acrónimo de malicious y software. En los últimos veinticinco años se ha otorgado a este vocablo tal importancia en el campo de la seguridad de la información que se ha llegado a establecer un día mundial del antimalware, que se celebra el 3 de noviembre de cada año. Esta fecha la estableció la compañía de seguridad ESET en 2017 con el objetivo de destacar la labor que realizan los investigadores de este campo para combatir programas malignos que ponen en peligro la seguridad de instituciones, empresas o personas. En esa misma fecha, pero en el año 1983, el estudiante de Ingeniería de la Universidad del Sur de California Fred Cohen presentó un prototipo de programa maligno en un seminario de informática que luego su profesor, Len Adleman, bautizaría como virus informático o malware. No obstante, se reconoce que el vocablo fue acuñado por el profesor israelí Yisrael Radai el 4 de julio 1990, en una de sus publicaciones en lengua inglesa en la que describía los distintos tipos de malware, como los virus informáticos, los troyanos, ransomware (programas de secuestro o chantaje), spyware (programas espías) y adware (programas de publicidad indeseada), entre otros.

cover m. o f.

cover <em>m.</em> o <em>f.</em>

Debido a la prácticamente inexistente flexión nominal con la que cuenta, el inglés recurre con frecuencia a la conversión como procedimiento de generación léxica. Por ello, no es extraño toparnos en esa lengua con verbos que se transforman en sustantivos sin que medie ningún cambio formal por el camino. Tal es el caso de cover, que de su uso como verbo que, en el ámbito musical, significa ‘to record a new version of a song that was originally recorded by another band or singer’, ‘grabar una nueva versión de una canción ya grabada por otro grupo o cantante’ (Oxford English Dictionary), ha pasado a denominar a la versión propiamente dicha. Y de hecho, es versión el equivalente en español que propone la Fundéu, algo lógico, si pensamos que la acepción que recoge el propio diccionario académico para versionar se corresponde con el ámbito musical.

hobbit m. y f.

hobbit <em>m.</em> y <em>f.</em>

En el español actual se emplea con frecuencia el término hobbit para hacer referencia a seres imaginarios de baja estatura y grandes pies propios de los personajes del mundo literario del escritor británico J. R. R. Tolkien. Esta voz proviene del anglosajón hol-bytla que significa ‘constructor/habitante de agujeros’, tal como indicó el mismo autor en los apéndices de El Señor de los Anillos. Sin embargo, no es la única acepción del vocablo, ya que en el año 2003 se hallaron en la cueva Liang Bua de la isla de Flores, en Indonesia, restos de especímenes (Homo floresiensis) cuyo tamaño no superaba el metro de altura y el cerebro era pequeño, de ahí que recibieran el apelativo de hobbits debido a sus características físicas similares a la de los seres ficticios de El hobbit.

long seller m.

long seller <em>m.</em>

Desde las primeras décadas del siglo xx, en España, los escritores, y tal vez más los editores, disfrutaban de los beneficios que les proporcionaban las ventas de un best-seller, pues la primera documentación que encontramos de la palabra es en un artículo publicado en 1928 en la revista Avance. El diccionario académico no recogió la palabra hasta su edición de 1992, como best-séller, y a partir de la edición de 2001, best seller. Sin embargo, estos escritores y editores tuvieron que esperar a finales de los años ochenta para saborear el éxito más pausado de un longseller.

play-off m.

play-off <em>m.</em>

Desde los años ochenta del siglo XX se documenta el uso generalizado del compuesto de origen inglés play-off en textos periodísticos de diverso género en español, sobre todo de España y con menos frecuencia en países de Hispanoamérica como Chile, Argentina, México o Perú. Su significado puede variar ligeramente en cada deporte, aunque se emplea generalmente para referirse a una fase de la competición deportiva en la que varios equipos compiten para acceder a la fase final o a una fase de desempate de la competición.

workshop m.

workshop <em>m.</em>

Este anglicismo —actualmente tan frecuente en el ámbito académico en nuestra lengua— es una unidad léxica formada por la composición de los sustantivos work (‘trabajo’) y shop (‘tienda’). Aunque su uso en inglés con este significado literal es bastante temprano, su empleo como «reunión para el estudio» no comienza hasta el siglo XX. Desde un punto de vista etimológico, work comparte la misma raíz que lenguas como el islandés (verk ‘trabajo’), el alemán (Werk ‘obra, fábrica’) y el holandés (werk ‘trabajar’).

gólbol m.

gólbol <em>m.</em>

El gólbol es un deporte que se practica a ciegas, en el que compiten dos equipos de tres jugadores cuyo objetivo es hacer entrar en la portería contraria un balón que contiene cascabeles en su interior. Los jugadores tan solo pueden desplazarse por la zona del campo perteneciente a su equipo y, para asegurar que se juegue a ciegas y proteger el rostro, los jugadores se cubren con un antifaz rígido. El lanzamiento debe ser rasante o con botes, de forma que con habilidad se pueda adivinar la trayectoria del balón mediante el oído.

road movie f.

road movie <em>f.</em>

Entre los géneros cinematográficos más conocidos se encuentran las películas de acción, las románticas, las de ciencia ficción, las de terror, los dramas o los musicales. Sin embargo, existen también otros géneros, quizás menos prolíficos, como las road movies. Una road movie, cuya denominación viene del inglés como el caso del wéstern, es una ‘película cuyo hilo argumental es el viaje o la huida por carretera de los protagonistas’ (NEOMM). Este viaje marca a los protagonistas y los hace evolucionar en su forma de pensar, sentir e incluso vivir: funciona, en cierto modo, como el viaje iniciático que hace Ulises en la Odisea. Normalmente se trata de una misión o expedición a algún lugar (llevada a cabo por una familia, un grupo de amigos, etc.) que representa un desarrollo personal para los personajes, pero también puede ser una huida de la justicia de uno o más criminales. Entre las road movies más conocidas, la mayoría de las cuales tratan el descubrimiento personal, encontramos Dos en la carretera (1967), Bonnie and Clyde (1967), Thelma y Louise (1991), Mejor imposible (1997), Una historia verdadera (1999), Y tu mamá también (2001), Historias mínimas (2002) o Little Miss Sunshine (2006).