Centro Virtual Cervantes
Lengua

Desde los años noventa del siglo xx se documenta el uso generalizado del compuesto de origen inglés hat-trick (‘truco del sombrero’) en textos periodísticos de diverso género en español, sobre todo de España y con menos frecuencia de países de Hispanoamérica como Perú, Colombia, Chile, México o Argentina, entre otros, para referirse, casi exclusivamente en el lenguaje del fútbol, a los tres goles marcados por un jugador en un partido, sin contar los goles de las tandas de penaltis:

nube de balones de fútbol
Pixabay
  • Messi marca otro hat-trick y alcanza los 25 goles, cinco más que Higuaín. [ABC (España), 22/03/2010]

Si bien el uso del término certifica que esta definición es la aceptada por los protagonistas del ámbito futbolístico, no existe unanimidad a la hora de definir cómo se deben marcar los tres goles para que la acción pueda ser digna de denominarse hat-trick. Unos indican que estos tres goles deben marcarse consecutivamente, para lo que se emplea la denominación hat-trick natural. Otros señalan que el verdadero hat-trick tiene lugar cuando un gol se marca con la cabeza, otro con el pie izquierdo y otro con el pie derecho, en cuyo caso se emplean los términos hat trick clásico o hat trick perfecto. Y otros defienden que el verdadero hat-trick es el que se produce cuando uno de los tres goles se marca de penalti, otro de falta directa y otro de jugada. En este último caso, el término escogido es hat trick magnífico. De todos modos, la documentación hallada de hat-trick natural, hat trick clásico o hat trick perfecto y hat trick magnífico es escasa. No parece importar, por tanto, el modo o el orden en el que se marcan los goles, sino que lo que predomina es el hecho de marcar los tres goles, sin más, por un mismo jugador en un partido.

Por extensión, pero con mucha menos frecuencia que en el fútbol, hat-trick también se emplea en otros deportes con el significado de ‘tres tantos conseguidos por un mismo jugador en un partido’ o ‘tres victorias seguidas’, como en el béisbol (tres home-run), el críquet (tres wickets), el hockey sobre hielo (tres goles), el rugby (tres ensayos) o el tenis (tres victorias en tres eventos). Las alternativas a este anglicismo en español son triplete o tripleta.

Hat-trick es un término originario de la prestidigitación usado para designar el truco de los magos en el que solían sacar generalmente un conejo o una paloma de su sombrero de copa. En inglés, el término pasó de la prestidigitación al críquet porque el lanzador Heathfield Harman Stephenson, en un partido disputado en el Hyde Park Cricket Grounds de Sheffield, logró en 1858 eliminar a tres bateadores contrarios por medio del derribo, tres veces consecutivas, de uno de los dos travesaños (bails) ubicados en la parte superior de cada uno de los tres los palos verticales (stumps) que componen las porterías (wickets), situadas detrás del bateador del equipo contrario. Al tratarse de un fenómeno tan excepcional para los espectadores que presenciaron dicha hazaña, como así lo era también para los que solían contemplar el truco del sombrero de copa de los prestidigitadores —actividad que estuvo muy de moda en la Inglaterra de la época victoriana—, dicha acción fue denominada hat-trick. Por ello, Stephenson recibió un hat (‘sombrero’) como premio a su proeza, costumbre tomada de una antigua tradición británica según la cual se obsequiaba a quien sobresalía en alguna competición con un sombrero, prenda de vestir muy prestigiosa en aquel momento. Actualmente, esta usanza de obsequiar con algún presente al jugador que realiza un hat-trick se ha mantenido en algunos deportes, como, por ejemplo, en el fútbol, en el que se le regala el balón del partido firmado por todos sus compañeros o en el hockey sobre hielo norteamericano, en el que los aficionados lanzan numerosas gorras a la pista para celebrar dicha proeza.

Mucho antes de que su uso se difundiera en el fútbol, hat-trick se atestigua por primera vez en español a mediados de los años veinte del siglo xx en textos de hípica para designar a un caballo que ganaba tres carreras en un mismo día y en textos de tenis para referirse a tres victorias de un tenista en tres modalidades diversas. La primera documentación textual de este término hallada en español con referencia al fútbol es de 1957:

  • Pero el «hat trick», como llaman los ingleses al que marca tres goles en un encuentro, fué Pahiño, con el que habrá que contar en buena lógica. [Hoja del Lunes (España), 4/03/1957]

En estos años, se encuentran pocos registros del término, lo que no demuestra que no se hubiera divulgado en el lenguaje periodístico de los deportes o que no se conociera, puesto que en 1976 hat-trick ya se encuentra usado incluso en textos de esquí.

Por la influencia de su empleo en el lenguaje deportivo, hat-trick se documenta con el significado de ‘tres éxitos’ con referencia a un ámbito no deportivo, como el musical, antes de que su uso se difundiera en textos futbolísticos:

  • Con este premio consigue Stevie Wonder lo que los ingleses llaman el «hat-trick», esto es, conseguir un éxito por tercera vez. En efecto, él es junto con Frank Sinatra, el único artista que ha ganado ya tres veces el «Grammy» por «el mejor long play» del año. [La Vanguardia (España), 12/03/1977]

A mediados de los años ochenta del siglo xx, el uso de hat-trick se comenzó a generalizar en España en textos de fútbol, concretamente a partir de 1986, y se extendió a otros deportes como el tenis:

  • La revista Kicker titula: «¡Olé, Bruguera! Fiesta española en París» y asegura que «la derecha más peligrosa del mundo ha destruido el sueño de Jim Courier de conseguir un hat-trick en París». [ABC (España), 8/06/1993]

En esta misma línea, los numerosos contextos ofrecidos por el OBNEO demuestran su uso común a partir de los años noventa del siglo xx y hasta la actualidad:

  • Con su hat-trick ante el Zaragoza, Rivaldo cuajó su mejor partido desde que fichó por el equipo azulgrana. [La Vanguardia (España), 20/02/1998]
  • Pauleta, que compartió con el alemán Klose los únicos hat-trick (tres goles en un solo partido), alivió el asunto frente a la débil Polonia, pero Corea le puso de camino a casa. [El País (España), 01/07/2002]
  • Luego del hat-trick de este domingo, sólo le resta una decena para cumplir con su anhelado objetivo. [Clarín (Argentina), 12/02/2007]
  • Lionel Messi y Maximiliano Biancucchi sumaron de a tres. El crack argentino aplicó un hat-trick en la victoria del Barcelona sobre Valencia. [El Universal (México), 17/03/2010]

En los últimos años del siglo xx, como consecuencia de su uso extendido, se sintió la necesidad de explicar detalladamente su significado en las páginas de los propios periódicos, como así se recoge en el artículo «¿Qué es un “hat trick”?» (La Vanguardia (España), 29/10/1996, p. 33).

En cuanto a las tres formas documentadas (hat-trick, hat trick y hattrick), la mayor parte de los corpus textuales consultados —OBNEO, CORPES XXI, Corpus del español de Mark Davis, Corpus Sketch Engine— recoge más usos de la forma hat-trick que de ninguna de las otras dos registradas, hat trick y hattrick por este orden, dato que coincide con los ofrecidos por Google (fecha de consulta de todos los corpus: 4 de enero de 2017). Sin embargo, las referencias del CORDE y el CREA no se corresponden con las del resto de corpus consultados. En el CREA la forma más registrada es hat trick, seguida de hat-trick, y en el CORDE no se hallan ejemplos de ninguna de las formas usadas del término.

Respecto a su tratamiento lexicográfico, la presencia de hat-trick en las fuentes lexicográficas usadas en el Martes Neológico es escasa, a pesar del abundante uso que se documenta de la voz desde mediados de los años 80 del siglo xx. Su presencia en los diccionarios de español todavía es exigua y confusa, lo que no sorprende debido a la tendencia habitual en general en la lexicografía española al rechazo histórico del extranjerismo y a la poca adecuación en la definición de los términos del fútbol inventariados. El término no se registra en el DRAE23, en el VOXUSO ni en el NEOMM. Sí se incorpora en Alvar2, en el Clave y en el DEA (en la 2.ª edición, no en la 1.ª). En los diccionarios de inglés Oxford English Dictionary y Merriam Webster’s Dictionary se alude tanto al hat-trick del críquet como al del fútbol (soccer). En otras lenguas, la situación es parecida al español: el Dizionario Garzanti, el Dicionário Priberam da Lingua Portuguesa, Le Grand Robert y el DIEC2 tampoco recogen este compuesto.

Antoni Nomdedeu Rull
Universitat Rovira i Virgili (España)

hat-trick m.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *