Centro Virtual Cervantes
Lengua

El origen de la teleasistencia son las alarmas que se instalan en el siglo pasado en las habitaciones de hospitales y centros de salud. Con el desarrollo de las tecnologías de la telecomunicación, la distancia física entre paciente y profesional sociosanitario se amplía hasta conseguir un control remoto. Así, a principios de los ochenta, en países como Alemania, Francia y Gran Bretaña, nacen unos servicios de cuidados sociales y sanitarios a distancia por vía telefónica. A partir de los noventa, cuando los modelos permiten la centralización, empiezan a implementarse también en distintas regiones del Estado español y de América Latina. Hoy miles de personas mayores, personas con diversidad funcional o enfermos crónicos, que suelen vivir solos y que quieren ganar autonomía, utilizan este servicio.

teleasistencia
Centro Virtual Cervantes

La ETSI (European Telecommunications Standards Intitutes) define el término teleasistencia (ETSI TR 102 415 V1.1.1 de agosto de 2005) como ‘la prestación de un servicio de atención social o de salud a personas en su hogar en una comunidad, con el apoyo de sistemas basados en las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC)’. Actualmente, existen diversos sistemas de teleasistencia que tienden cada día a perfeccionarse y aportar más facilidades y nuevos servicios.

Teleasistencia es un neologismo lexicográfico ya que no figura en el DRAE, en el CLAVE, en el LEMA ni en el VOXUSO, aunque sí lo documentan los diccionarios de Seco y Alvar como ‘sistema de asistencia que funciona a través de la línea telefónica’. Los diccionarios de referencia del francés (téléassistance, téléalarme) y del inglés (telecare, teleassistance, telehelp) tampoco recogen ninguna de las variantes posibles. En cambio, teleasistencia se viene registrando en los Observatorios de Neología ininterrumpidamente desde 1992 en la prensa de la Península —con una alta frecuencia—, y más recientemente en la prensa de América Latina:

  • El IMSERSO está promocionando, mediante convenios con diversos ayuntamientos, un nuevo programa de teleasistencia domiciliaria para que quienes lo necesiten por su edad u otros motivos, estén en contacto con un servicio de atención personal, desde su propio hogar. [La Vanguardia (España), 27/07/1992]
  • En este sentido, según explicó Valcarce, el Gobierno quiere potenciar la teleasistencia, que incluiría la atención a domicilio, algo que hoy sólo llega al 3,2 % de los mayores de 65 años dependientes, según datos correspondientes al 2002 del Instituto de Migraciones y Servicios Sociales (Imserso). [La Vanguardia (España), 20/12/2004]
  • Cruz Roja Española mejorará con nuevas tecnologías el servicio de teleasistencia que presta a 16.500 personas en la Comunidad Valenciana. [Levante (España), 16/11/2006]
  • Los mayores acogidos al servicio de teleasistencia casi se han triplicado en el último lustro. [El Sur (España) 1/04/2008]
  • La teleasistencia para la tercera edad no es un servicio nuevo en el mundo. Se usa en Europa y en los Estados Unidos, pero en la Argentina recién lleva un año de aplicación. [La Nación (Argentina),18/02/2008]
  • Para la implantación de servicios interactivos sólo es cuestión de tiempo, como la teleasistencia para los mayores. [Diario de Cádiz (España), 21/02/2010]
  • 132 dispositivos de teleasistencia para ví­ctimas de violencia machista. [Noticias de Álava (España), 22/02/2010]
  • La teleasistencia llegará a las personas sordas en 2011 por mensajes de texto. [La Verdad (España), 1/01/2011]
  • La Presidenta Michelle Bachelet explicó ayer que con el potenciamiento del sistema de telemedicina se van a «conectar los lugares más alejados, como postas rurales, en los que las enfermeras o técnicos en postas rurales van a tener maletas de teleasistencia y podrán hacer consultas con médicos generales». [El Mercurio, 6/05/2015]

La palabra teleasistencia se ha formado a partir de un elemento composicional griego τηλε- que significa ‘a distancia’ y de una palabra de la lengua española, asistencia. Este mismo proceso lo encontramos en otros neologismos como telemedicina, teletransportación o televoto, o en palabras ya documentadas en el DRAE como telebanco, telefax, teléfono o televisión. Todas ellas se han formado a partir de una forma prefijada clásica y generan un compuesto culto o un compuesto semiculto. Este proceso no se debe confundir con el modo en que se han generado palabras como telebasura, telemaratón, teleserie o teletienda. En estas palabras no encontramos el prefijo culto griego, sino un prefijoide o una forma compuesta que significa ‘televisión’ que procede del acortamiento de la palabra televisión. Así, pues, existen en español —como ya recoge el DRAE— dos elementos composicionales tele- homófonos: un elemento composicional culto (‘a distancia’) y otro que procede de la abreviación de un compuesto semiculto (‘televisión’). Este fenómeno no es un hecho aislado, pues en los últimos años lo encontramos en todas las lenguas románicas en unas veinte formas: biblio-, cine-, eco-, foto-, moto-, narco-, psico-, radio-, video-, etc.

En algunas zonas geográficas, la teleasistencia —que se bautizó al principio como telearma— se conoce popularmente como el botón rojo, el botón de pánico, la medalla o el pulsador, denominaciones todas ellas metonímicas. Encontramos también cierta variación ortográfica: a veces lo hemos localizado escrito con guión (tele-asistencia) o separado (tele asistencia), aunque lo más común es el uso de la palabra sin espacios y sin guión (teleasistencia). En otras ocasiones aparece formando parte de sintagmas lexicalizados que precisan su significado como en teleasistencia domiciliaria y teleasistencia prehospitalaria.

En los últimos años y debido a los grandes progresos de las nuevas tecnologías, han surgido nuevos conceptos y servicios que han conllevado toda una constelación léxica alrededor de la asistencia y la salud con este mismo prefijo tele-: telemedicina, telesalud, telecirugía, teledetección, telecuidado, teleconsulta, telemonitorización, telealarma, telerehabilitación, televisita, telecontrol, televigilancia, teleseguimiento, teleasistido, e incluso la misma noción de teleasistencia está evolucionando gracias a la geolocalización, a los nuevos móviles inteligentes y a entornos telemáticos más complejos: teleasistencia móvil, teleasistencia fija, teleasistencia por televisión, teleasistencia inteligente, videoasistencia. Nuevos avances, que acarrean nuevos términos a los que a algunos —juntamente con teleasistencia— habrá que buscarles un sitio en el diccionario.

Rosa Estopà
Observatori de Neologia
Universitat Pompeu Fabra (España)

teleasistencia f.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *