Centro Virtual Cervantes
Lengua

Al menos en España, el arraigo de bicicletada (o bicicleteada) parece ir en consonancia tanto con la consolidación de la costumbre de convocar a la ciudadanía a manifestarse en apoyo de algo o en protesta contra algo como con el auge del uso de la bicicleta dentro de cualquier población (unas veces como vehículo de desplazamiento sostenible y otras veces como instrumento de entretenimiento o práctica deportiva). La bicicleta ha alcanzado mayor protagonismo gracias al llamado carril bici (en continua expansión en los espacios urbanos) y se está enseñoreando cada vez más de las aceras y demás espacios abiertos antes exclusivos de los peatones. A estas alturas no resulta extraño que todos los miembros de una familia, de un grupo de amigos, de una asociación vecinal, etc.,  dispongan de bicicleta y estén dispuestos a salir en grupo a la calle con su bici con objetivos bastante variados.

Ruedas de bicicleta en movimiento.
Flickr (seth m)

Bicicletada figura ya en Alvar1, así como en la primera edición del DEA (1999), que además aduce una cita de 1988; en la segunda edición del DEA (2011) ya se prescinde de la restricción «raro», pues esta voz ha ido afianzándose hasta usarse con total naturalidad en los medios de comunicación y en la propaganda de eventos; nada extraña, por tanto, que vuelva a registrarse en Alvar2 ni que aparezca en NEOMM. Sin embargo, todavía no se consigna en Clave, y el VOXUSO y el DLE registran únicamente bicicleteada (definida, respectivamente, como ‘grupo de personas que marchan en bicicleta’ y ‘paseo en bicicleta organizado con participación colectiva’); además, el diccionario académico restringe el uso del término a Argentina, Perú y Uruguay.

Según diversas fuentes periodísticas y el Corpus del español de Mark Davies, en el español de España, de Puerto Rico, de la República Dominicana y de Colombia se usa sobre todo la variante bicicletada. Sin embargo, en Argentina, Paraguay, Uruguay, Perú y Panamá se prefiere bicicleteada. Por el momento, existe escasa constancia de cualquiera de estas dos variantes en la documentación referida a otras variedades del español americano.

En bicicletada o bicicleteada se distinguen dos acepciones fundamentales (y otras dos secundarias) y, como podrá comprobarse en las citas, las dos acepciones principales se documentan a ambos lados del Atlántico.

1. Recorrido en bicicleta llevado a cabo por un número considerable de ciclistas, por lo general, de distinta edad y preparación, reunidos no para competir como deportistas profesionales o aficionados sino para protestar por algo o para apoyar una petición o exigencia. Se trata de un evento de naturaleza reivindicativa y, por eso mismo, a menudo se califica de solidaria y se suele aclarar su objetivo con por, a favor de, en defensa de, en reclamo de, contra… En razón de la procedencia heterogénea y voluntaria de los participantes, se presenta por lo común como actividad popular, aunque la organización puede contar con apoyos oficiales o institucionales.

  • Una bicicletada reivindica el uso de la Calle Mayor por parte de los ciclistas [Diario Palentino (España), 21/09/2013]
  • Este domingo 14 de marzo se celebrará la Tercera Bicicletada por la Mujer, con motivo de su Día Internacional, en la que pueden participar todas aquellas que disfrutan de montar bicicleta. [Hoy Digital (República Dominicana, 3/09/2010, apud CORPES XXI]
  • Organizaron una bicicleteada de concienciación. [Clarín (Argentina), 17/10/2000, apud CREA)

El sufijo -(e)ada aporta un valor semántico idéntico —congregación y recorrido de vehículos con el fin de luchar por algo o contra algo— en tractorada, patinada, motorada (con interfijo –or-) y piraguada. En cacerolada y cencerrada, -ada expresa un significado solo en parte coincidente pues implica manifestación de disconformidad o repulsa; y en sentada, aunque sí se reconoce el propósito reivindicativo no marcado (‘acción a favor o en contra’), el sufijo no indica desplazamiento y, además, se añade a una base verbal, mientras que bicicleta, patín, moto, tractor o piragua son sustantivos.

2. Recorrido colectivo en bicicleta con propósitos meramente lúdicos. El sufijo -ada aparece a menudo en palabras con las que se alude a una reunión festiva de personas, bien para participar en una representación teatral (pastorada) o musical (tamborada o tamborrada), bien para disfrutar en común de una comida (chocolatada, escabechada, locreada, paellada, sardinada, tamalada o tamaleada, torreznada; también en el catalán calçotada, traducido por algunos como calzonada), etc.

  • […] los aficionados a la bicicleta podrán despedirse el próximo domingo de sus habituales paseos de fin de semana por la carretera participando en una bicicletada [La Vanguardia (España), 17/06/1994, apud CREA]
  • Las bicicletadas familiares también son una excelente manera de reunir a tus hijos con los primos de la familia o con los demás chicos de tu urbanización. [Corpus del español, Mark Davies: Puerto Rico, sin fecha, blog.quehagoconlosnenes.com]

Se puede participar en una bicicletada vecinal o corporativa para reivindicar algo (conforme a la primera acepción) o solo para pasar un buen rato (de acuerdo con la segunda acepción), pero una bicicletada familiar suele organizarse solo como entretenimiento, aunque se juzgue una diversión «sana» y con cierto nivel de exigencia. En cualquier caso, una bicicletada no se plantea nunca con carácter competitivo, a diferencia de una gincana de bicicletas.

3. En el caso de la variante bicicleteada, hay que añadir que a veces parece comportarse como derivado claro del infrecuente verbo bicicletear (definido en NEOMM como ‘montar en bicicleta’):

  • Lo que yo necesito para mejorar el tiempo de mi bicicleteada es montar más bicicleta, montar más bicicleta y montar más bicicleta. [Corpus del español, Mark Davies: Panamá, http://alairelibre.ws/2010/09/19/tribici]

En estas ocasiones, el significado que mejor conviene es ‘acción o resultado de montar en bicicleta’.

4. Un caso muy particular se plantea en el español de Paraguay, pues bicicleteada aparece, además de con los dos significados esperables relacionados con bicicleta, como derivado del verbo bicicletear (y como sinónimo de bicicleteo) usado metafóricamente en relación con prácticas financieras ilegales y corruptas de demora en pagos (por ejemplo, «bicicleteada de cheques sin fondo»). Estos usos, que pueden consultarse en el CREA, se documentan al menos desde 1996.

En resumen, bicicletada (en sus dos acepciones básicas) suscita toda clase de asociaciones positivas por su conexión con la concepción responsable, cooperativa y lúdica de la ciudadanía y por su asociación con hábitos de desplazamiento saludables y sostenibles.

Elena Bajo Pérez
Universidad de Salamanca (España)

bicicletada f.

Un pensamiento en “bicicletada f.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *