¿Han dejado de ser monos o bonitos algunos personajes, objetos, mascotas o bebés para pasar a ser cuquis? Baby Yoda es tan cuqui como los perritos y gatitos cuquis que aparecen en muchos perfiles de Instagram y cuentas de Pinterest, o las fotos de bebés cuquis de las redes sociales.

[Fotografía] Gato en actitud de recibir caricias

Bolanu Teslaru Andrei (Pixabay)

El adjetivo cuqui, con este significado de ‘lindo, especialmente mono y entrañable’, es un neologismo formal que solo se localiza en algunos diccionarios de neologismos de Internet, como el DICCET, pero que no está recogido en otros diccionarios generales como el DLE, Clave o en diccionarios de neologismos como el NEOMM. El uso de cuqui se documenta casi exclusivamente en el español de España, aunque aparece en el Gran diccionario de la lengua española de Larousse (edición actualizada de VOXUSO), con la marca diatópica de cubanismo coloquial y con un significado que se aleja del uso detectado: ‘que está bien vestido’.

Cuqui pertenece al registro coloquial y es un adjetivo utilizado por muchos jóvenes españoles de los llamados centennials (los nativos digitales de la generación Z), especialmente por las chicas. Una de las influencias mediáticas que más ha contribuido a la extensión del adjetivo cuqui entre estos jóvenes es la serie cómica española La que se avecina (Telecinco), cuya primera temporada se estrenó en 2007. En ella, los dos miembros del matrimonio formado por Maite y Amador son apodados «los cuquis» por el resto de los vecinos de la comunidad, debido al apelativo cariñoso que utiliza la pareja para llamarse entre sí.

  • Amador y Maite son la típica “parejita feliz” y son apodados los cuquis, por el mote cariñoso que se tienen. [Wikipedia, marzo de 2021]

En general, el uso de cuqui tiene una consideración diastrática de ‘ñoño, cursi o pijo’ por parte de muchos hablantes, que lo asocian a la manera de hablar un tanto afectada ‘de una clase social adinerada’ (DLE). Así se refleja en este titular de la satírica publicación digital El Mundo Today:

  • La RAE permite el uso de la palabra “cuqui” a los hablantes que ganen más de diez mil euros al mes. [El Mundo Today (España), 1/2016]

Sin embargo, cuqui parece estar destinado a ser algo más que un término de argot juvenil. El ensayo del filosofó británico Simon May, The Power of Cute (2019), eleva a fenómeno cultural global lo que en español se ha traducido como El poder de lo cuqui. Al igual que la voz inglesa cute, el término japonés kawaii hace referencia a este concepto estético de lo lindo, lo adorable, analizado en trabajos científicos como el artículo de investigación:

  • Lo cuqui va a la guerra: estrategias de comunicación probélicas en videojuegos japoneses. [Enrique Galván Jerez, Revista de Filología Románica, 2016]

O en la publicación divulgativa de la Unidad de Cultura Científica, de la Universidad de Burgos, a propósito de las terapias alternativas:

El neologismo formal cuqui proviene de cuco -ca (en su acepción de ‘pulido, mono’ en el DLE o en la acepción 1.1 ‘bonito’ del Diccionario Oxford de español, versión de aplicación para el móvil), al que se ha añadido el sufijo valorativo -i, de manera análoga a la formación de otros adjetivos como guapi (de guapo) o chuli (de chulo). La productividad de este sufijo -i se confirma en otras unidades léxicas del español europeo actual, tales como holi, oki, chupi, panoli,etc., igualmente asociadas al registro coloquial del habla y a hablantes jóvenes en su mayoría. De la misma familia léxica de cuqui se documentan formas neológicas como cucada o cuquismo. El sustantivo cuquería sí aparece registrado en el DLE, como voz derivada de cuco, pero con la acepción de ‘astuto’. También se usa cuquería como sustantivo que denota ‘cualidad de cuqui (mono)’.

Además del neologismo que constituye el adjetivo cuqui asociado a la jerga juvenil y al fenómeno global pop de la cultura cuqui, presentado hasta aquí, existen otras formas homónimas de cuqui en español. En el Fichero general de la RAE aparece asimismo cuqui como sustantivo, en tanto ‘hueso de la rabadilla’ [1973, CEPAS V Malagueño] y perro pequeño por su tamaño o por su raza’ [1973, ALEA]. Además, cuqui, como sustantivo, es una forma coloquial y eufemística de referirse a la cucaracha en muchos lugares de España, para evitar pronunciar así el nombre completo de un insecto que suele causar bastante repulsión. Otra forma homónima es cuqui con el significado de ‘galleta’, recogida en el Diccionario de anglicismos del español estadounidense (DAEE) de Francisco Moreno Fernández (2018). Se trata de un anglicismo proveniente de la voz inglesa cookie, apenas extendido tanto en el español de España como en el español de América:

cuqui     [‘ku.ki] f. (<ing.  cookie) Galleta. Ej.: «me gustan las cuquis de chocolate». Geo.: EU: G. Soc.: Pop. Reg.: Col.; Esc. Variantes: cookie, cuque. Alternativas:  bizcochito, galleta.

Sin duda, cuqui es mucho más que un neologismo con el uso coloquial de ‘bonito, mono, dulce’; se trata de una palabra muy viva y poliédrica, que aún tiene muchas caras lingüísticas que descubrirnos y que, con la marca de coloquial y la adscripción al español peninsular, reclama un lugar en el diccionario.

Raquel Pinilla Gómez
Universidad Rey Juan Carlos (España)

cuqui m. y f. y adj.

2 thoughts on “cuqui m. y f. y adj.

  • 15 de julio de 2021 a las 20:30
    Enlace permanente

    Muy interesante la entrada. Te ayuda a conocer las múltiples descripciones asociadas al significado de esta palabra, la cual es útil tratar hoy en día ya que “cute” le está robando el puesto entre los jóvenes españoles últimamente.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *