Centro Virtual Cervantes
Lengua

La crisis del coronavirus ha traído también cambios en el uso de la lengua, como reflejo del impacto social. Palabras como epidemia, asintomático, hidroalcohólico, PCR, confinamiento, cuarentena y desescalar, entre otras, han irrumpido con fuerza en los medios de comunicación y en nuestras vidas.

Fotografía de la escalera exterior de un edificio.
Pixabay

El término desescalar se forma a partir del prefijo des-, que denota ‘negación’ o ‘inversión’, y escalar, un deverbativo del sustantivo escāla, del que también proceden escalera o escalón. escāla pertenece a la familia léxica del verbo scandō ‘subir’, ‘ascender’. En español, permanecen vigentes algunos derivados de estas voces latinas como ad-scendō, tran-scendō y de-scendō, entre otros.

En el contexto de pandemia, en el que estamos inmersos, desescalar significa ‘regresar de forma progresiva y estructurada, desde una situación de crisis extrema [conflicto, epidemia] al estado previo a la perturbación’. Lo más frecuente es que desescalar aparezca en el discurso periodístico como verbo transitivo, acompañado de un complemento de significado bélico (conflicto, guerra, confrontación) y, con menor frecuencia, un complemento de significado sanitario (las dosis, el uso de psicoactivos, los procedimientos):

  • Ellwood insistió por su parte en la necesidad de desescalar el conflicto y rebajar las tensiones en Oriente Medio. [El Mundo (España), 21/07/2019]
  • En esta primera etapa es importante […] desarrollar programas de consumo no conflictivo, para que desescalen el uso de psicoactivos de alta dependencia. [El Tiempo (Colombia), 21/08/2016]

El significado de desescalar recibe la influencia del inglés to scalate, que significa ‘aumentar’, ‘crecer’, tal y como aparece en los diccionarios Oxford Advance Leaner’s Dictionary y Collins Thesaurus of the English language; en este último, además, aparecen los contrarios (contract, diminish y decrease).

Muy relacionado con este significado se registra un uso de desescalar con el sentido de ‘rebajar la tensión’, utilizado en contextos como las negociaciones comerciales o las que se dan entre el Estado y Cataluña:

  • [Christine Lagarde] Desescalar y resolver las diferencias comerciales actuales [Página siete (Bolivia), 10/10/2018]
  • Carles Puigdemont ha evitado optar por la vía más directa a la independencia, en un intento de desescalar la tensión con el Estado. [Onda Cero (España), 10/10/2017]

Desescalar no es una voz nueva, ya que se documenta por primera vez en el año 1885 en la Revista de Marina, en Chile, donde ya aparece con este mismo sentido:

  • Las negociaciones proporcionan un enorme potencial para desescalar el conflicto, asegurar un ambiente de cooperación y alcanzar soluciones pacíficas y duraderas. [Revista de Marina (Chile), 1885, pág. 247]

Más adelante, se documentan también un uso intransitivo y otro intransitivo pronominal:

  • Vamos a comenzar a desescalar y que las aguas vuelvan a su curso. [Levante (España), 10/03/2008]
  • Además de un implacable sarcasmo, sugiere casi un conflicto bélico que precisa [El Español, (España), 04/06/2018]

Se registra, por último, algún caso aislado, con el sentido de ‘descender una altura’, como en el ejemplo siguiente:

  • El estadounidense Jim Reynolds escala y desescala sin cuerda el muro de granito de la ruta Afanssieff al Fitz Roy. [ El País, (España), 03/11/2019]

En cuanto a los corpus consultados, los de la Real Academia Española apenas dan cuenta del uso de esta palabra en las diferentes épocas del idioma (el CORDE y el CREA). Es previsible que en el CORPES XXI aumente el número de casos, cuando se registre este periodo.

En cambio, tanto el corpus del español de Mark Davies como el del Observatori de Neologia ponen de manifiesto que la palabra se conoce y se ha utilizado, con más o menos frecuencia según las épocas, tanto en España como en países de Hispanoamérica.

  • Gobierno y Farc retomarán puntos que venían tratando en el proceso para desescalar la guerra. [El Tiempo (Colombia), 7/12/2014]

En la búsqueda del significado de la palabra desescalar, hemos comprobado que esta no aparece en los diccionarios del español consultados (DRAE23, DEA 2011, CLAVE 2012, Alvar1, Alvar2 y VOXUSO), aunque el DEA 2011 recoge en la cuarta acepción de escalar, con la marca de «raro», el significado de ‘aumentar [algo cd] en magnitud, cantidad o intensidad’, que es, en sentido contrario, el valor que le damos a desescalar. Para los demás diccionarios, el significado de escalar es ‘subir’ o ‘ascender’. En cambio, la Fundéu incluye escalar y desescalar, dentro del artículo correspondiente a escalada y desescalada. Sobre escalar y desescalar afirma que «se usan referidos sobre todo a conflictos, violencia, tensión o confrontación con los sentidos de ‘ampliar, elevar, hacer crecer algo’ y ‘rebajar, reducir, hacer disminuir algo’, respectivamente».

Entre los diccionarios consultados en otras lenguas, uno de los primeros en incluir la palabra desescalada ha sido el Diccionario de la Real Academia Galega, con dos acepciones: «disminución progresiva de actos ou medios utilizados nun conflicto, una competición ou una determinada acción» y «proceso de recuperación da normalidade, despois duhna situación de tensión ou conflicto por una disminución das causas que a provocaron».

Parece probable que el significado de desescalar hoy en día tenga su origen en contextos bélicos. En la búsqueda por esclarecer la trayectoria de desescalar encontramos un libro, The De-escalation of Nuclear Crises, de Joseph E. Nation (1991), que pone de manifiesto el uso que hacían del término los teóricos que asesoraban a Kennedy. Esta influencia coincide con el uso del lenguaje bélico que ha marcado buena parte de las intervenciones del presidente del Gobierno de España durante esta crisis: «No podemos deponer las armas», «el virus es el enemigo», etc., lenguaje bélico que, además, encierra en sí mismo una metáfora: la pandemia, «una guerra total».

La palabra desescalar no es nueva, ni tampoco lo es el significado que le damos en la actualidad. Durante estos meses de pandemia, algunos medios de comunicación han llegado a calificarla como «la palabra de moda», ya que tanto la prensa como la clase política la han utilizado con enorme profusión. En un principio, la Real Academia Española se mostró reticente a aceptarla argumentando que «había que evitar los calcos del uso del inglés». No obstante, su uso ha ido en aumento y nadie cuestiona ya su idoneidad, motivo por el cual se hace necesaria la inclusión de esta voz en el diccionario general de referencia de la lengua española.

Inmaculada Anaya Revuelta
Universidade de Vigo (España)

desescalar v. tr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *