Centro Virtual Cervantes
Lengua

El fútbol es uno de los deportes más practicados en el mundo y, desde el siglo xx, un espectáculo de masas que mueve un gran capital económico. La proliferación en la prensa de retransmisiones, noticias y comentarios de los partidos, que siguen diariamente profesionales y aficionados de todos los grupos sociales, ha ocasionado un abundante uso de neologismos. La lengua del deporte, en general, ha experimentado de forma creciente una tendencia a la innovación léxica, por un lado, por la necesidad de dar variedad al discurso, de hacerlo dinámico evitando reiteraciones léxicas, y, por otro lado, por la dimensión espectacular del deporte, que motiva una representación imaginativa del acontecimiento deportivo. Ciertamente, esta profusión de neologismos ha sido discutida con relación a la corrección lingüística, pero se acepta como rasgo característico del periodismo deportivo, en el que se reconoce una fuente de creaciones léxicas que se proyectan, incluso, fuera del ámbito específico.

diana con dardos
Flickr (Emilio Küffer)

El empleo de diana en lugar de gol, que es el término técnico, se advierte en el discurso periodístico principalmente en el contexto de la crónica futbolística. Su uso en la lengua oral está atestiguado en el CREA, pero nos fijaremos en su presencia en la lengua escrita. En el OBNEO se documenta por primera vez este sentido en 2003; se observa que los usos iniciales se localizan mayoritariamente en la prensa de América Latina, extendiéndose en los últimos años el neologismo en los diarios españoles:

  • Los salvadoreños se impusieron dos goles por uno, con dianas de Diego Mejía y Rudy Corrales; Ricardo Osorio marcó por los aztecas, que igualmente estarán en la justa de la ex CONCACAF. [Juventud Rebelde (Cuba), 8/07/2003]
  • Celestes y porteños ya se vieron las caras en la ronda anterior y el saldo fue positivo para los de Nelson Cossio, pues lograron un valioso 1-1 en Rancagua y ganaron por 2-1 en Las Higueras con dianas de Germán Vera y Rodrigo Latorre. [El Sur (Chile), 17/10/2004]
  • Mancilla fue clave en el título de los Diablos Rojos en el mismo Apertura 2008, con un total de 13 dianas, con lo que se levantó el segundo título de Liga en su carrera. [El Universal (México), 17/01/2010]
  • De su lado, Raúl Jiménez, goleador de las Águilas en lo que va del torneo, con cuatro dianas, agradeció el respaldo que le manifestó Herrera en la rueda de prensa el martes. [La Jornada (México), 7/02/2013]
  • Durante este periodo ha firmado tres dianas, una en lo que va de año, el sexto gol al Rayo (6-0). [La Vanguardia (España), 10/03/2014]
  • Villaverde, Tejada y Eulogio Martínez (3) firmaron las dianas del primer triunfo, con el que abrió una secuencia de 13 partidos de imbatibilidad azulgrana (11 victorias y 2 empates). [La Vanguardia (España), 26/03/2014]

El uso de metáforas y metonimias, principales recursos de la neología semántica, además de hacer menos repetitivo y más ameno el relato del juego, lo dotan de imágenes originales y llamativas. Así se tienen, mediante estos procedimientos creativos, innovaciones léxicas que, al mismo tiempo que imprimen variedad al discurso, activan estrategias cognitivas para una representación novedosa de la actuación o secuencia deportiva. Este nuevo sentido de diana resulta de la interacción de metáfora y metonimia. En primer lugar, tenemos la metáfora por la que la portería es vista como la diana o blanco de tiro; el objetivo en el deporte del tiro con arco es que la flecha dé en la diana y el objetivo en el fútbol es que el balón entre en la portería. Si se parte del sentido de diana como blanco de tiro, está claro que la metáfora identifica la portería con la diana. Sin embargo, el sentido de nuestro neologismo implica identificar este blanco o diana con el resultado de un tiro a portería con acierto, esto es, se identifica la portería a la que se tira con el tiro con acierto, el gol. En consecuencia, se tiene que sobre la analogía metafórica se desarrolla un proceso metonímico. Por otra parte, el peso de la lengua también se hace presente, pues, a nuestro parecer, el neologismo está igualmente motivado por el sentido figurado de la locución verbal hacer diana.

No está registrado el sentido ‘gol’ de diana en la última edición del DRAE (2014) ni en el DEA (1999), pero sí en el DUE (2008, versión electrónica 3.0), donde la quinta acepción es: «Gol o enceste de un jugador», con la marca diatécnica Dep. (Deportes) y la marca inf. (informal). Si bien el VOXUSO no recoge el neologismo, sí documenta el sentido de diana como objetivo en la acepción 4: «Objetivo o fin al que se dirige una acción, un deseo o un pensamiento», que puede vincularse al objetivo del fútbol, el gol. De hecho, gol es un préstamo adaptado del inglés goal que algunos etimólogos relacionan con su sentido ‘objetivo’.

Nos parece interesante mencionar, por último, que el sentido de diana como blanco de tiro también es un uso metafórico, porque, en la mitología romana, Diana es la diosa de la caza y se representa con el arco y las flechas, lo que motivó este término en la práctica del tiro con arco. Y hablando de arcos, y aunque no tiene relación con nuestro neologismo, se da la coincidencia de que, tanto en el fútbol como en otros juegos, la portería es metafóricamente el arco, por su forma geométrica, y de que, más frecuentemente en América Latina, el portero es el arquero.

Por la alta difusión de la lengua del deporte en los medios de comunicación, el neologismo diana debería ser incorporado a los repertorios lexicográficos de referencia en los que está ausente, sobre todo teniendo en cuenta su expansión en América Latina.

Carmen Sánchez Manzanares
NEOROC, Observatorio de Neología
Universidad de Murcia (España)

diana f.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *