Centro Virtual Cervantes
Lengua

En el mundo contemporáneo, en especial desde las dos grandes guerras del siglo pasado, la consideración de las características y la ubicación relativa de un sitio en función de su significación política y militar ha cobrado cada vez mayor relevancia. Las propiedades de una zona determinada, ya sea en cuanto a sus recursos naturales o a sus rasgos geográficos (la cercanía respecto de vías navegables o de montañas, por ejemplo), resultaron ser decisivas durante la Guerra Fría. En una época en que las decisiones de funcionarios y políticos pueden afectar a grandes sectores del planeta, el sentido de lo geoestratégico tomó un valor preponderante en la política internacional.

Mano moviendo piezas sobre un tablero de un juego de estrategia.
Pixabay

Si estrategia se vincula en su origen con la palabra griega στρατηγία (stratēgía, DRAE23), que significa ‘oficio del general’, también es cierto que el tiempo le fue agregando otras acepciones al vocablo en español, en las que el aspecto militar quedó relegado a lo connotativo o metafórico. Entonces, hoy se puede hablar de estrategias en otros ámbitos del quehacer social y político, no necesariamente vinculados con conflictos armados.

Como resultado de un proceso similar, la palabra geoestrategia, definida en el DRAE23 como ‘estrategia basada en el conocimiento y análisis de las condiciones geográficas de una región’ y en Alvar1 como ‘estrategia que afecta a toda la Tierra’, no conserva denotación bélica alguna, aunque derive probablemente del inglés geo-strategy. Este vocablo fue usado por primera vez por el historiador Frederick L. Schuman en 1942 como traducción del alemán Wehrgeopolitik (que contenía el componente Wehr, el cual puede significar ‘guerra’, ‘arma’ o ‘defensa’). El nombre en español, entonces, es un compuesto a la manera culta formado como calco del inglés.

En cuanto a la palabra que nos ocupa, geoestratégico -ca, no figura en el DRAE23, ni en los diccionarios NEOMM, VOXUSO, Clave. En Alvar1 está registrada y se la define reenviando a geoestrategia: ‘perteneciente o relativo a la geoestrategia’. Ahora bien, ya sea que haya sido formada como calco del adjetivo inglés geostrategic o como forma derivada del sustantivo español geoestrategia, el adjetivo neológico tiene la estructura propia de los compuestos a la manera culta, en la que sus componentes son el formante de origen griego geo– y el adjetivo estratégico, -ca. En este segundo caso, por consiguiente, se trataría de una sufijación.

A propósito de su uso, el significado de geoestratégico, -ca muestra dos posibles sentidos básicos. Uno está próximo a los diversos sentidos de geoestrategia de las definiciones de DRAE23 y Alvar1 ya mencionadas.

El otro se refiere a un concepto que corresponde a un área específica del saber, la geopolítica. Según eso, la geoestrategia consiste en un área particular de análisis, diagnóstico y prospectiva acerca de los espacios y las ubicaciones geográficas, abocada a entender situaciones, prever eventos y proponer acciones para lidiar con medios en pos del logro de objetivos determinados. Con dicha perspectiva coincide la definición de TERMCAT: ‘Estratègia d’un estat o d’una organització en què l’espai és un dels components essencials per aconseguir-ne els objectius’.

En el uso cotidiano (el periodismo, la informalidad) no siempre resulta evidente si es que el empleo del adjetivo geoestratégico -ca respeta algunas de estas precisiones o bien recae en una zona de matices mucho menos específicos. Lo que parece darse en la gran mayoría de los casos es la ubicación dentro de una gradación, en algún punto en un continuo entre el sentido amplio y el riguroso.

Aquí vemos un uso bastante próximo al significado más estricto, vinculado con planificaciones, objetivos y situaciones geográficas:

  • El 11-S aconteció justo cuando México se dedica a la construcción de un nuevo esquema de relaciones regionales y bilaterales, y trata de tomar la iniciativa en la construcción y codificación de un nuevo sistema internacional, con el fin de obtener un peso estratégico y una influencia correspondientes a su perfil geoestratégico, geopolítico, y geoeconómico. [El Universal (México), 18/02/2002]

En el siguiente ejemplo, a diferencia del anterior, está presente una idea que recupera el origen etimológico del término, asociada a lo bélico:

  • Volver a Malvinas me llena de energía; en los viajes que realicé después del 82 me ayudó a comprender más sobre este conflicto que data desde 1833, cuando nos fueron usurpadas; […] entender que efectivamente la decisión de la dictadura fue una aventura bélica que nos alejó de Malvinas, entender cada día más cuáles son las razones de la usurpación y la importancia geoestratégica que tienen las islas, y además, no olvidar a los que quedaron, a nuestros amigos, los verdaderos héroes. [La Nación (Argentina), 21/09/2014]

Y en este último ejemplo se observa un matiz relativo a cuestiones económicas:

  • La preocupación por el precio del carburante —que sobrepasa con creces los tres dólares por galón (3,8 litros)— en muchos estados, unido al problema geoestratégico que supone la dependencia de la importación de petróleo, ha llevado al presidente Bush a denunciar la «adicción» al crudo de EE.UU. y a promover con vehemencia fuentes energéticas alternativas. [La Vanguardia (España), 14/05/2006]

Para concluir, lo que se puede destacar respecto de este análisis es la compleja relación que existe entre dos maneras de emplear el lenguaje. Los estudiosos crean y usan términos a la vez que manejan conceptos que tienden a poseer sentidos claros y límites precisos. Pero en el habla cotidiana no siempre se respetan los núcleos semánticos ni las distinciones de las disciplinas académicas. Así, en los artículos de la prensa escrita el sentido estricto que tiene la palabra en la geopolítica puede desdibujarse, aunque no del todo. A esto se agrega que algunas palabras admiten, por cuestiones de su origen etimológico, y también por la variedad de su uso coloquial en el presente, un complejo solapamiento de significados.

En definitiva, geoestratégico es un neologismo que, tanto por razones de su difusión actual como de su futuro interés (a propósito de las condiciones de la política global), debería ser considerado para su inclusión en diccionarios de la lengua española.

Pablo Contursi
Universidad Nacional de General Sarmiento (Argentina)

geoestratégico, geoestratégica adj.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *