Centro Virtual Cervantes
Lengua

Retroalimentar es un neologismo cuyos elementos constitutivos resultan fácilmente identificables para cualquier hablante de español: el verbo alimentar, por un lado, al cual se adjunta, por otro, el formante culto retro-, procedente del latín y que aparece también en formas como retrotraer, retroactividad o retrovisor. Desde el punto de vista semántico, sin embargo, el proceso de formación de esta voz no es tan transparente como podría parecer a primera vista, pues ambos formantes se toman en un sentido figurado.

teclas de colores
Flickr (Remi)

En efecto, el verbo alimentar significa en su sentido recto ‘proporcionar alimento’. A partir de este significado, se produce un proceso de ampliación semántica gracias al cual pasa a aplicarse a cualquier realidad que se mantiene o se expande mediante alimentos no fisiológicos, de modo que se alimentan por ejemplo los rumores, las bases de datos o los circuitos eléctricos. Es este sentido figurado el que se toma para crear retroalimentar, que indica por tanto el proceso de proporcionar aquello que resulta necesario —ya sea materia, energía, aliento, datos, información o cualquier otro elemento que pueda ser concebido como alimento— en un proceso o actividad. El formante culto retro-, a su vez, toma el significado latino de ‘hacia atrás’ en la mayoría de palabras en las que se emplea en español; sin embargo, en retroalimentar no es este el significado que presenta, sino que adopta el sentido figurado de ‘retorno, resultado de una acción anterior’, mucho menos frecuente, aunque también presente en otras voces tanto del español —retroacción— como de otras lenguas románicas (italiano retroazione, francés rétroaction).

Es probablemente esta capacidad de ser aplicado a realidades de muy diversa índole, que abarcan desde procesos mecánicos o informáticos hasta sentimientos o tendencias sociales, lo que explica el fuerte arraigo de esta voz y su alta presencia en corpus. De hecho, desde sus primeras apariciones en los años setenta del siglo pasado, se documenta ampliamente en textos de tipología muy diversa en todos los dialectos del español a ambos lados del Atlántico. Así, en sus diversas apariciones, se emplea para aludir a realidades muy distintas, generalmente abstractas:

  • Esta percepción de que enfrentó una resistencia interna fue en parte retroalimentada por declaraciones del propio Serra, quien manifestó en entrevista a El Mercurio que tenía una visión más pro empresa que el equipo. [El Mercurio (Chile), 26/11/2006]
  • […] la violencia se está convirtiendo no en un medio, que estiman doloroso pero necesario y que se puede justificar en razón de unos fines, sino en un fin en sí mismo que sirve para retroalimentar a sus propios militantes. [El País (España), 13/07/1995]

En sus usos, a menudo adquiere un valor recíproco o reflexivo, construido con pronombre reflexivo y a veces reforzado con adverbios como mutuamente:

  • Aunque parezca extraño, ambas tendencias no sólo pueden coexistir a la perfección sino que, como se está viendo, se retroalimentan mutuamente. [La Vanguardia (España), 25/02/2004]

Del mismo modo, este valor semántico que permite el uso para referir a realidades de muy diversa índole es también el causante de que, junto al verbo, se creen otras palabras de la misma familia léxica. Así, es también muy frecuente el sustantivo retroalimentación, a menudo empleado en textos técnicos por influencia del inglés feedback, ya sea para procesos informáticos, ya para el retorno de información en procesos de otro tipo:

  • Cuando el usuario inicia una acción, la retroalimentación le provee un indicador —ya sea éste visual, auditivo o ambos—, que brinda información en el sentido de que el sistema ha recibido el comando y está en proceso de resolver la petición. [Teknokultura. Revista en-Línea (Puerto Rico), 3/08/2001]
  • Además, se deberá llevar a cabo un proceso permanente de retroalimentación de los proyectos y procesos a través de los acuerdos que en el marco de las Sesiones Ordinarias del Pleno del Sistema Nacional del Deporte se determinen. [Programa nacional de cultura física y deporte 2001-2006. Comisión Nacional del Deporte (México), 2001]

Este sustantivo hace su aparición en los corpus de forma simultánea al verbo retroalimentar, pues se documenta también de forma generalizada desde los años setenta del siglo pasado. Junto a ellos, aunque con una frecuencia mucho menor y con una aparición mucho más reciente, también se documentan en Internet los adjetivos retroalimentable y retroalimentador, no documentados sin embargo en el corpus del Observatori de Neologia y con apenas aparición en los corpus de la Academia.

La productividad del proceso de formación, junto con la alta documentación en los textos y su mantenimiento en el tiempo, certifican el arraigo de estas formas en la lengua española. Sin embargo, pese a su indiscutible arraigo en español, ni retroalimentar ni las otras palabras de la misma familia tienen un tratamiento lexicográfico adecuado en las principales obras de referencia de nuestra lengua. Así, no se incluye ninguna de las entradas en el DRAE23. En cambio, sí aparecen, aunque con un tratamiento desigual, en otras fuentes lexicográficas. Así, Clave recoge el verbo retroalimentar, que define como ‘impulsar o potenciar un proceso con elementos o antiguos o ya utilizados’. A su vez, DEA y VOXUSO recogen el sustantivo retroalimentación, definido por remisión a retroacción. Solo Alvar2 recoge tanto el nombre como el sustantivo —las palabras de la familia más ampliamente documentadas en los corpus—, que define de acuerdo con las acepciones con que se emplean en los textos, si bien restringe la definición del sustantivo a su acepción técnica relativa a los dispositivos electrónicos o los procesos psicológicos:

retroalimentar tr. prnl. Mantener continuamente el funcionamiento [de un sistema, proceso, actividad, etc.] proporcionándole todo aquello que necesita.

retroalimentación 1. f. Retorno de una fracción de la salida de un circuito o dispositivo a su propia entrada. […] 2. Técnica para hacer perceptible a los sentidos procesos biológicos inconscientes o involuntarios, con el fin de manipularlos mediante control mental consciente. […]

La labor lexicográfica, como es sabido, es siempre compleja y está sujeta a decisiones en las que intervienen factores múltiples. Sin embargo, parece claro que en este caso debería tomar en consideración los usos consolidados en los textos, de modo que las producciones de los hablantes —usuarios principales de los diccionarios de lengua— que se manifiestan en las formas ampliamente documentadas en los corpus, retroalimentaran los diccionarios que dichos hablantes emplean de forma mayoritaria.

Sergi Torner
Grupo InfoLex
Universitat Pompeu Fabra (España)

retroalimentar v. tr.

Un pensamiento en “retroalimentar v. tr.

  • 12 julio, 2016 a las 14:41
    Enlace permanente

    Podemos remontarnos a mediados del siglo pasado para encontrarnos con este término.
    Norbert Wiener, en su libro ‘Cibernética o el control y comunicación en animales y máquinas’, publicado en 1948, realizó una amplia exposición del uso de la realimentación en los sistemas, tanto vivos como máquinas. Aunque parece que fue antes, durante la Segunda Guerra Mundial, que Norbert Wiener, trabajando en un proyecto para guiar a la artillería antiaérea de forma automática haciendo uso del radar, estableciendo correcciones basadas en las diferencias entre trayectoria prevista y real, donde se creó el concepto de retroalimentación (feedback).
    La traducción más común, en el entorno de la ingeniería y la informática, de ‘feedback’ es retroalimentación, realimentación o autocontrol, que se puede definir como la técnica mediante la cual alguna de las salidas procedentes de un sistema vuelven a él como entradas. Este bucle sirve para controlar de forma dinámica el funcionamiento del sistema.
    Con la mayor interrelación de la ingeniería con la biología en los últimos años ha aparecido el término ‘biofeedback’, que se traduce como biorretroalimentación, que consiste en el control mediante las funciones corporales de la electrónica. Esta técnica pretende ofrecer nuevas formas de control de interfaces de usuario, permitiendo, por ejemplo que las personas con discapacidad tengan un control mayor sobre sus prótesis y por ende una mayor autonomía.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *