Desde el nacimiento de internet y de las herramientas informáticas, la comunicación a distancia ha ido aumentando y ha generado, a su vez, diferentes maneras de repensar la realidad, la cual, hasta hace poco, era analógica y cara a cara. Actualmente, todo esto ha cambiado gracias a la revolución digital, que nos permite compartir información con todo el mundo con solo un clic. El mundo laboral, así pues, tampoco ha podido escapar de la innovación, lo cual ha dado lugar al denominado teletrabajo, es decir, trabajar desde la distancia, sin necesidad de acudir a la oficina o al puesto de trabajo correspondiente. No es extraño, pues, que la gente trabaje unos días y que teletrabaje otros.

Fotografía: mujer teletrabajando en la cocina de su domicilio

Pexels (Ekaterina Bolovtsova)

Este cambio ha hecho que se incorporen al Diccionario de la lengua española (DLE) las voces teletrabajo y teletrabajador, cuyo uso ya se documenta desde finales del siglo xxi, concretamente en 1987 y 1995, respectivamente, según el CREA. En cambio, parece que la forma teletrabajar es más reciente: su primera documentación es del 2000, según la base de datos del Observatori de Neologia; sin embargo, no aparece ni en el CREA ni en el CORPES. A pesar de ello, los datos del Observatori de Neologia nos indican que se trata de un verbo que se ha documentado en abundancia a partir del 2020: del 2000 al 2019 se documenta en contadas ocasiones, en cambio, a partir del mes de marzo de 2020 el número de ocurrencias ha aumentado en cantidad.

  • El sector en el que más se teletrabaja es el financiero, con una penetración del 38 %, seguido por los sectores primario y secundario (34 %), la Administración Pública y la Seguridad Social (25 %), y la distribución, el transporte y las comunicaciones (22 %). [El País (España), 28/08/2020]
  • Sobre todo en las casas en las que los padres pueden estar teletrabajando y los niños sin acudir a clase y sin salir apenas a la calle, la tecnología puede jugar un papel importante para ayudarnos a mantener nuestro entorno limpio y saneado. [La Vanguardia (España), 13/03/2020]

Efectivamente, el teletrabajo ha ganado terreno a causa de la pandemia de coronavirus, que nos ha obligado, en general, a repensar la actividad social y a explotar, aún más, los recursos digitales a nuestro alcance. Es por ello por lo que, hoy en día, muchos de nosotros teletrabajamos desde casa, aunque es importante tener en cuenta que el verbo teletrabajar, que es un compuesto híbrido formado por el formante tele-, ‘a distancia’, y la base patrimonial trabajar, ‘tener una ocupación remunerada’, según el DLE, no indica exclusivamente el trabajo que se realiza desde el domicilio, sino, de hecho, cualquier actividad laboral que se lleva a cabo fuera del lugar de trabajo habitual.

  • Su día a día actual no se parece a nada que hayan vivido anteriormente, porque cada jornada “parece un fin de semana, pero sin el ocio y la atención plena de unos padres que deben teletrabajar”, algo que aumenta el desconcierto, por lo que es necesario pautar tiempos, por ejemplo, para las tareas escolares. [The Clinic (Chile), 16/03/2020]
  • Montañas, playas y otros fondos virtuales. La pandemia de coronavirus ha obligado a millones de personas a teletrabajar y asistir a reuniones desde sus hogares. [El País (España), 13/07/2020]

A pesar de ser una realidad que ha llegado para instaurarse en el día a día de muchas profesiones, por los diversos beneficios que, según algunos estudios, genera, se trata de una voz que no aparece, todavía, en el diccionario normativo. De hecho, aunque la mayoría de diccionarios recogen teletrabajo y teletrabajador, son pocos los que también recogen la forma verbal teletrabajar, que aparece en Alvar2, en el Diccionario de uso del español, de M. Moliner (DUE4) y en el DEA, en caso del castellano, así como en algunas obras de lenguas como el inglés (en los diccionarios de Cambridge y Oxford), el francés (en el Petit Robert) e italiano (en el Zingarelli). En cambio, no aparece en lenguas más cercanas, como el portugués o el catalán, aunque en ambos casos hay evidencias que demuestran que es un verbo usado en ambas lenguas, como demuestra la base de datos del Observatori de Neologia para el caso del catalán.

Sea como fuere, es una voz de creación no tan reciente, cuyo uso se ha generalizado a raíz de la situación actual, aunque, como hemos comentado anteriormente, es una realidad que ha venido para quedarse, puesto que ya venía implementándose desde hace tiempo en diferentes empresas, sobre todo del ámbito de la informática. Además, se trata de una forma que completa una serie derivativa, ya que el diccionario normativo ya recoge las formas teletrabajo y teletrabajador, razón de más para que esta voz también se incluya en el diccionario de la Real Academia Española.

Ivan Solivellas
Observatori de Neologia
Universitat Pompeu Fabra (España)

teletrabajar v. intr.

Un pensamiento en “teletrabajar v. intr.

  • 8 de junio de 2021 a las 22:50
    Enlace permanente

    ¿Desde finales del siglo XXI, concretamente en 1987 y 1995? En todo caso, siglo XX.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *