La palabra basuraleza es un acrónimo compuesto por los nombres basura y (natura)leza, es decir, del concepto de basura en la naturaleza. Se emplea para hacer referencia a los residuos que el ser humano abandona en entornos naturales (marinos y terrestres) y que contaminan la flora, el agua y afectan a la salud de la vida silvestre y humana.

[fotografía] Botella de plástico vertida en un entorno natural, junto a una orilla

Catherine Sheila (Pexels)

Ejemplos de basuraleza son las latas de aluminio, las botellas de plástico, las llantas, los electrodomésticos, las baterías, las colillas de los cigarrillos, las toallitas desechables y, ahora en época de pandemia, las mascarillas o cubrebocas que se desechan en cualquier parte.

  • Esta semana se celebra el Día Mundial de los Ríos, una jornada que aprovecharán distintos colectivos de Castilla y León para analizar los niveles de basuraleza en ríos y humedales. [El Adelantado de Segovia (España), 13/03/2018]
  • El problema se agrava en época veraniega por la mayor presencia humana en entornos naturales, donde las colillas se convierten en basuraleza. [El Mostrador (Chile), 16/08/2018]
  • Retirada de 13,4 toneladas de basuraleza en el año de la pandemia. [La Razón (España), 29/01/2021]

Como hicieron eco los medios de comunicación, y recoge el Observatori de Neologia, el término fue propuesto en el año 2018 por la ONG SEO/BirdLife y Ecoembes, como parte de su movimiento de ciencia ciudadana, dentro de la campaña LIBERA, para informar y concienciar a la sociedad española sobre el problema medioambiental que supone alterar el equilibrio de los ecosistemas. Una manera de visibilizar el problema de la contaminación del medio ambiente, provocado por el ser humano, era precisamente crear un nuevo término llamativo, como ejemplo de activismo y educación ambiental.

En español se empleaba hasta entonces el término littering, anglicismo que sirve para definir los residuos depositados de manera no adecuada, pero también se puede emplear para hacer referencia a la suciedad urbana y a los desechos orgánicos del bosque (Oxford English Dictionary). Por tanto, faltaba precisión y, sobre todo, producir una imagen clara en la mente de los hablantes del problema medioambiental, castellanizando el concepto de la voz inglesa.

  • El 86% de la muestra considera que la implantación de este nuevo sistema ayudará a acabar con el abandono de envases, y el 48 % cree, además, que su papel será decisivo para acabar con el fenómeno del littering en los entornos urbanos y en la naturaleza. [El Mundo (España), 28/11/2016]

El Diccionario de la lengua española (RAE/ASALE) incluye el verbo transitivo basurear (del sustantivo basura + -ear), pero con el significado de ‘insultar o tratar muy mal a alguien’, de uso coloquial en Ecuador, Perú, Paraguay, Uruguay y Argentina. Esta extensión geográfica se ve ampliada en el Diccionario de americanismos (ASALE), pues también incluye a Colombia y Chile. En algunas partes de Argentina, y como verbo intrasitivo, también hace referencia al acto de ‘buscar en la basura para encontrar algo aprovechable’. Como vemos, ninguna de estas acepciones encaja con la idea de ‘basura en la naturaleza’. La familia léxica de la basura cuenta con otros términos, como basuraje, empleado en México y Centroamérica, entre otras áreas, con el significado de ‘conjunto de residuos o desperdicios’ en general, similar a la voz littering del inglés.

  • Me quiso basurear y a mí no me va a basurear él ni nadie. Y si mi padre se levanta de la tumba le mete una patada en los huevos. [Clarín (Argentina), 30/05/2019]
  • Debería venir a quitar el basuraje que está por la Cruz Roja.[Cambio Digital (México), 2/11/2017]

Aunque parece que todavía el término no es muy empleado en Hispanoamérica, es curioso señalar que «Basuraleza» es el título de un poema de la escritora mexicana Teresa Avedoy, publicado en 2005 —por tanto, unos años antes de que la ONG Seo/BirdLife lo presentara— en el que evoca que «bolsas, botes y cartones/ son la nueva fauna».

Otras lenguas romances y no romances, como el portugués (lixo), el catalán (escombraries), el francés (déchets), el italiano (rifiuti) o el alemán (Abfälle), no cuentan todavía con un acrónimo similar.

Con todo, la basulareza puede ser entendida como el resultado de la acción nefasta del ser humano en la naturaleza. La lucha de algunos colectivos para ayudar a controlar el cambio global ha llevado a la creación de este nuevo término que refleja de manera clara y sencilla el problema medioambiental. Dado que el problema es serio, y no tiene aspecto de solucionarse a corto o medio plazo, creemos que este neologismo se seguirá empleando durante mucho tiempo.

Enrique Pato
Université de Montréal (Canadá)

basuraleza f.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *