Centro Virtual Cervantes
Lengua

En la actualidad el mundo virtual o la vida online y la comunicación a través de la red devienen ejes centrales de la vida cotidiana de los seres humanos e incluso sustituyen a la interacción real o cara a cara. El mundo del delito no escapa a esta dinámica y, por ello, surge el ciberdelincuente, la ciberdelincuencia, el ciberdelito (o delito informático o delito online) y su correlato, la ciberpolicía o las fuerzas del orden especializadas en delitos cibernéticos, o la ciberseguridad, voces todas ellas neológicas.

Retrato dibujado de un sujeto con gorra y gafas oscuras extendiendo las manos como para teclear, sobre un fondo de códigos binarios dispuestos verticalmente
Flickr (Richard Patterson)

En concreto, el ciberdelito comprendería cualquier tipo de actuación que transgrede la legalidad vigente realizada a través de la red o del ciberespacio, y abarca desde el ciberacoso o el ciberbullying hasta el ciberataque o el daño causado a un ordenador con gusanos, virus o troyanos y la petición de dinero para poder restaurar el sistema dañado, la sextorsión o la extorsión a una persona para no publicar sus imágenes de contenido sexual en la red, las estafas como el phishing en las que se apropian de las contraseñas bancarias, el phreaking o la realización de llamadas de elevado coste a través de un número ajeno, atentar contra la propiedad intelectual, y un extenso etcétera:

  • Internet se ha convertido en el caldo de cultivo ideal para que los ciberdelincuentes puedan comprar, vender, intercambiar y comercializar técnicas delictivas, herramientas e información personal de los usuarios. [La Opinión de Málaga (España), 21/01/2010]
  • Sobre las medidas y la forma de operar de los delincuentes informáticos, Symantec agregó que mientras que las pequeñas empresas se sienten inmunes a los ataques dirigidos, por el otro lado los ciberdelincuentes se sienten atraídos por su información de clientes, propiedad intelectual y datos de cuentas bancarias. (El Tiempo (Colombia), 27/04/2013]

Sin embargo, al tratarse de actividades delictivas recientes, pueden no encontrarse todavía tipificadas como delitos propiamente dichos en el Código Penal, tal y como ya se describe en la prensa:

  • El magistrado Eloy Velasco explica los 15 ciberdelitos del nuevo Código Penal que se pueden cometer con la tecnología. El magistrado de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, es conocido con el apodo del ‘ciberjuez’ por sus conocimientos y asesoramiento para elaborar el articulado ‘ciber’ del nuevo Código Penal –en vigor desde finales de 2015 [One magazine, consultado: 5/01/2017]

O incluso las técnicas y procedimientos de los ciberdelincuentes pueden experimentar cambios y evolucionar:

  • Respecto al plano organizativo, los ciberdelincuentes han evolucionado desde una organización unipersonal o de pocas personas a verdaderas organizaciones enfocadas al ciberdelito y que se encuentran muy estructuradas en cada una de las tareas. [El País (España), 1/03/2010]
  • En este nuevo tipo de phishing los ciberdelincuentes le quieren hacer creer al usuario que se ha hecho un cargo a su cuenta. [El Comercio (Perú), 7/11/2015]

Ciberdelincuente (y también su equivalente, cibercriminal) sería un término genérico formado por composición culta, con el formante de elevada productividad ciber– y el sustantivo delincuente para aludir al sujeto que lleva a cabo esta actividad ilegal o de transgresión. Ciberdelincuente convive con el anglicismo hacker, voz ya registrada en el DRAE23, que remite, en cambio, a pirata informático, definido en este diccionario como un tipo específico de ciberdelincuente: ‘persona que accede ilegalmente a sistemas informáticos ajenos para apropiárselos u obtener información secreta’. Además, quizá las connotaciones que rodean a ambos términos sean un tanto dispares: el ciberdelincuente se asienta en la base léxica delito; por el contrario, el hacker permanece más en la transgresión y en una connotación singular asociada a la piratería y a los conocimientos informáticos. De hecho, existe una notable bibliografía para diferenciar ambos términos:

  • Es la primera vez que la policía practica detenciones por un virus, en un momento en que China quieren quitarse la imagen de país libre para spammers, timadores y otros ciberdelincuentes. [El País (España), 5/03/2007]
  • Según el experto, no hay que confundir a un hacker con un ciberdelincuente. [El Tiempo (Colombia), 7/05/2012]

Sin embargo, también aparecen usos en prensa en los que se les considera como sinónimos:

  • Estamos en un mundo totalmente informático en el que los ciberdelincuentes o hackers siempre estarán al acecho. [El Tiempo (Colombia), 7/08/2011]

La palabra ciberdelincuente se atestigua en OBNEO desde 2004, tanto en España como en América:

  • Los usuarios pueden informarse sobre cómo utilizar con seguridad los servicios bancarios online […] o la manera más eficaz de construir claves de acceso que dificulten las acciones de cualquier ciberdelincuente. [El Mercurio (Chile), 23/08/2004]
  • La investigación del aviso permitió hallar en el mismo servidor varias web fraudulentas que atacan a bancos europeos, así como otros dos servidores con más web trampas usadas por los ciberdelincuentes. [La Vanguardia (España), 31/07/2006]

Dicha voz no se documenta todavía en diccionarios como Alvar, DRAE23, VOXUSO, aunque ya se ha incorporado a otros repertorios lexicográficos, como NEOMM, Clave o DEA. Esto indica su progresiva integración en el caudal léxico del español y la pérdida de su carácter como neologismo. Al fin y al cabo, es una voz usada desde hace más de diez años, con una recurrencia habitual en esta década y un sentido preciso. En otras lenguas se constatan equivalentes léxicos similares. Así, en francés, cybercriminel o cyberdélinquant, no documentadas en el Larousse ni en Le Petit Robert (aunque Le Grand Robert recoge cybercriminalité cyberdélinquance); en catalán, ciberdelinqüent, o en inglés, cibercriminal, cybercrook y cybercrime, recogidos ya por el Oxford English Dictionary.

Julia Sanmartín
IULMA
Universitat de València (España)

ciberdelincuente m. y f.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *