Centro Virtual Cervantes
Lengua

El acontecimiento por excelencia del mundo del deporte son los Juegos Olímpicos, celebrados cada cuatro años y organizados por el Comité Olímpico Internacional (COI). Hoy en día, el programa olímpico lo constituyen un total de veintiocho deportes, entre los que se encuentran algunos que combinan más de una disciplina, como el pentatlón, el triatlón, el heptatlón o el decatlón. Por ejemplo, el pentatlón moderno se convirtió en deporte olímpico por vez primera en los Juegos de Estocolmo 1912 y comprende cinco pruebas atléticas: pistola, esgrima, natación, salto ecuestre y carrera campo a través. En cambio, el triatlón, cuya trayectoria en los Juegos no es tan larga como el pentatlón, puesto que no se incluyó hasta los Juegos de Sídney 2000, combina tres deportes: natación, ciclismo y carrera a pie.

Dibujo icónico de dos corredores y, entre ellos, un ciclista.
Google Images

En el caso que nos ocupa, el duatlón es una modalidad deportiva en la que se realizan dos pruebas, una a pie y otra en bicicleta. Aunque haya distintas variantes, la distancia considerada estándar, porque es la disputada en el Campeonato Mundial de Duatlón, consiste en 10 km de carrera a pie, 40 km de ciclismo y otros 5 km de carrera a pie. Por lo general, el duatlón depende de las distintas federaciones de triatlón, como en España que corresponde a la Federación Española de Triatlón (FETRI), por lo que a menudo se suele considerar una modalidad de este deporte olímpico.

Desde el punto de vista de la formación de palabras, todas estas pruebas atléticas combinatorias que hemos visto hasta ahora (triatlón, pentatlón, heptatlón, decatlón) son compuestos cultos construidos a partir de un mismo patrón morfológico: un elemento compositivo prefijado, que indica el número de disciplinas que se practican (tri- ‘tres’, penta- ‘cinco’, hepta- ‘siete’, deca- ‘diez’), y la voz atlón, proveniente del griego θλος ‘deporte, competición’. De forma análoga, el neologismo duatlón ha imitado este proceso, en cuyo caso se ha utilizado el formante culto latín du(o)- ‘dos’, también del griego δύο, poco productivo en español. Además, es interesante destacar que esta forma convive con su alomorfo di- ‘dos’, presente en otras palabras de origen culto como dicotomía, dilema o diptongo.

El único diccionario de los consultados en el que se recoge du(o)- como elemento compositivo es el Oxford English Dictionary, que incluso apunta a que «a veces se usa incorrectamente para formar otros compuestos modernos donde el prefijo bi- es el formante apropiado». Sin embargo, es posible preguntarse por qué no se utilizó este prefijo, mucho más productivo en español, para denominar al duatlón. La respuesta es bien sencilla: se le adelantó el biatlón, una modalidad de competición de esquí nórdico en la que se practica esquí de fondo y tiro con arco, y que forma parte del programa de los Juegos Olímpicos de Invierno desde 1960.

Veamos ahora algunos ejemplos de uso de duatlón, tanto en español peninsular como de América, recogidos en la base de datos del Observatori de Neologia:

  • Antonio Martínez Heredia, del club Los Diablillos de Rivas, se proclamó vencedor del duatlón de Tres Cantos celebrado en esta localidad el pasado fin de semana. [El País (España), 10/05/1994]
  • Este sábado se realizará en Mendoza el primer ultramaratón y duatlón de 100 kilómetros, a beneficio de comedores escolares. [Página 12 (Argentina), 11/11/2004]
  • «El deporte fuerte de nosotros es el atletismo, pero ocupamos el duatlón para mejorar la resistencia», comentó Carolina Cárdenas, quien se impuso en la categoría superior realizando una impecable carrera que coronó con un tiempo de 51’ 38”. [La Tercera (Chile), 6/05/2008]
  • Por eso, después de muchos años de estar sumergida en el mundo del atletismo, luego el triatlón y finalmente el duatlón, Mónica Calderón decidió incursionar de lleno en el ciclismo. [El Mundo (Colombia), 9/11/2016]

Asimismo, en el BOBNEO se documenta el sustantivo duatleta —copiando el modelo de otras voces como triatleta o pentatleta, en las que el formante se añade a la base atleta— para referirse al deportista que participa en un duatlón:

  • El duatleta mexicano Mario Salazar se ubicó en cuarto lugar de la media maratón de Bilbao, y obtuvo el decimocuarto puesto en el Duatlón de España, dentro de su gira de preparación por Europa rumbo al Campeonato Mundial de Duatlón, el 20 de octubre, en el que buscará mejorar el cuarto lugar que obtuvo en la edición anterior. [La Jornada (México), 9/05/2002]
  • Con poco más de una semana de diferencia, la sanción a un duatleta y a Alberto Contador, al tratarse de la misma circunstancia (un dopaje involuntario debido a un suplemento nutricional) ha tenido un castigo absolutamente distinto, de seis meses a dos años. [El Periódico (España), 17/02/2012]

En cuanto a la presencia de duatlón en los repertorios lexicográficos en español, sorprende para bien: en el Clave aparece como ‘competición deportiva que consta de dos carreras, una a pie y otra en bicicleta, realizadas por el mismo deportista’; el NEOMM lo define como ‘competición deportiva que incluye carrera pedestre y ciclismo’; el Alvar2 lo registra como ‘conjunto de dos pruebas de atletismo practicadas por el mismo atleta’; y en el DEA se presenta como la ‘prueba atlética que consiste en una carrera dividida en dos fases, una a pie y otra en bicicleta’. Además, en estos tres últimos diccionarios se incluye el sustantivo duatleta.

Por otro lado, esta unidad consta en la mayoría de los diccionarios de otras lenguas próximas: en francés, en Le Petit Robert y en Le Grand Robert; en italiano, en el Dizionario Garzanti y en el Zingarelli; y en inglés, en el Merriam-Webster Dictionary. Sin embargo, todavía no aparece en el Diccionari de la llengua catalana, ni en el Oxford English Dictionary, ni en el Dicionário Priberam da Língua Portuguesa.

Llegados a este punto, es fácil abogar por la inclusión de duatlón —y, por consiguiente, duatleta— en el DRAE, puesto que, por un lado, su nomenclatura ya contiene los compuestos triatlón, pentatlón y decatlón (además de trialeta, pentatleta y decatleta) y eso conllevaría la ampliación de la serie semántica, y por el otro, este neologismo tiene una alta presencia en las obras lexicográficas consultadas. Mientras tanto, los seguidores de esta modalidad tendrán que seguir esperando a que les acepten tanto en unos Juegos Olímpicos como en el diccionario académico para poder así demostrar sus habilidades con la bicicleta y su potencia en la carrera.

Martí Freixas Cardona
Observatori de Neologia
Universitat Pompeu Fabra (España)

duatlón m.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *