Centro Virtual Cervantes
Lengua

I got this feeling inside my bones, dice la canción de Justin Timberlake que ha encabezado listas de éxitos internacionales desde su lanzamiento en 2016. La frase inglesa podría parafrasearse por «lo que siento me recorre los huesos» en español. No cabe duda de que esa forma de expresar el ‘sentir’ (en inglés, feel) nos ha llamado la atención a los hispanohablantes, ya que, tal como demuestran los primeros usos del neologismo recogidos por el Observatori de Neologia de la UPF, que datan de finales de los ochenta, el anglicismo feeling se usa con diversos sentidos en español:

  • […] estudios de grabación y todo esto. Hay un estilo propio, un feeling [La Vanguardia (España), 5/04/1989]
  • […] no puede hacer dos tipos de música a la vez y, para él, el feeling es más importante que lo que toca… [La Vanguardia (España), 15/11/1990]
  • Teníamos una especie de feeling con el barrio y además no se nos ocurría otra zona galerística… [El País (España), 8/08/1991]
Papel sobre el que se ve un dibujo de un corazón a cera.
Pixabay

Estos tres ejemplos nos presentan ya un feeling que se refiere a una experiencia interior o una sensación relacionada con la música (primeros dos ejemplos) y a una buena compenetración entre una persona y algo (en el caso del tercer ejemplo, un lugar) o alguien. Son muchas las fuentes lexicográficas del español que incorporan ya estos sentidos del anglicismo en su lemario. Por un lado, Alvar y Clave ofrecen equivalentes para la voz inglesa en español, como sentimiento, intuición y sensación; por otro, encontramos diccionarios como DEA o VOXUSO, los cuales asignan a la palabra hasta tres definiciones, a saber: ‘sensación o sentimiento’, ‘simpatía o sintonía que se establece entre dos o más personas’, ‘intuición’, y ‘relación entre dos o más personas que se caracteriza por ser muy positiva, sin que se explicite qué elementos las unen’, ‘sensibilidad y sentimiento con que se interpreta una música o que inspira una música’, ‘estado afectivo del ánimo de una persona’, respectivamente.

El DRAE recoge la adaptación del anglicismo bajo la forma filin —adaptación ortográfica que nos recuerda a las duramente criticadas por Javier Marías sexi o güisqui en sus «Discusiones ortográficas»—, aunque solo se le atribuya el sentido de ‘estilo musical romántico surgido en la década de 1940’. En cambio, la Academia parece reticente a utilizar feeling con los sentidos que acabamos de presentar: para cada uno de ellos, el DPD sugiere el uso de sentimiento, sensación, intuición o presentimiento o buena sintonía, química o simpatía, respectivamente.

Una prueba del amplio uso del anglicismo radica en el hecho de que, con los diversos sentidos recién mencionados, este se emplea indistintamente en textos de registros muy variados. Así, por ejemplo, en el sentido de ‘compenetración’, lo encontramos tanto en una entrevista informal con una expresentadora de la televisión peruana como en artículos sobre política:

  • Sin duda es el conjunto lo que me atrae, es el feeling que tenga con la persona. Pero si tengo que elegir una zona es definitivamente los ojos. Luego, los labios. [La República (Perú), 4/02/2011]
  • El feeling entre Corcuera y el nuevo consejero de Interior […] contribuyó a que la teórica se hiciera práctica, y en abril de 1991 firman un acuerdo que prevé la reducción de 43 a 21 cuarteles de la Guardia Civil… [La Vanguardia (España), 24/11/1993]

Tal como se observa en los cinco ejemplos presentados hasta ahora, el feeling se tiene (o hay feeling). Es difícil encontrar el sustantivo combinado con otras formas verbales en los corpus de que disponemos. A lo sumo, el feeling se siente ―¡valga la redundancia!― y se siente por cosas de lo más variopintas, hasta por unos zapatos:

Desde pequeño, dice, él siente feeling por los zapatos, cuando veía a su papá con el vestido de traje y corbata que combinaba con los zapatos y el pañuelo y luego sus hermanas y su mamá con los tacones. [El Colombiano (Colombia), 14/03/2015]

El feeling de una pieza musical o que transmite un lugar a menudo se mide y se compara («más feeling», «tiene un feeling muy diferente») y, si con este fin se emplea en plural, la forma preferida de los hablantes parece ser el plural invariable: «son dos feeling completamente diferentes». Resulta muy curioso ver cómo, en el uso, una noción tan abstracta como es sentir parece ser un elemento esencial de descripción en una reseña: después de todo, ¿será el feeling una experiencia individual o más compartida de lo que creemos?

Diccionarios de referencia en lenguas románicas distintas del español, como Le Grand Robert en francés o Garzanti y Zingarelli en italiano, recogen ya feeling con el sentido de ‘sintonía entre dos o más personas’. Dado que solo supondría añadir una acepción a un lema ya incluido en el DRAE (adaptado como filin), esperamos que la Academia se anime pronto a incluir en el diccionario normativo los sentidos con los que feeling se ha venido usando en las últimas décadas en nuestra lengua. Because you just Can’t stop the feeling!

Blanca Arias-Badia
Grupo Infolex
Universitat Pompeu Fabra (España)

feeling m.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *