Centro Virtual Cervantes
Lengua

El verbo hormonar es un caso de creación neológica interesante por concentrar sentidos variados, que se correlacionan a su vez con comportamientos sintácticos y con ámbitos comunicativos diversos.

Fotografía de un montón de pastillas de colores.
Pixabay

Los datos registrados por el Observatorio de Neología para el español muestran sobre todo ocurrencias del participio hormonado, -da, en tanto que verbo vinculado a los sectores de producción ganadera o de alimentación, en los que se refiere a la práctica de inyectar hormonas a pollos, cerdos y vacas, para que crezcan más rápidamente, y a sus repercusiones legales y sanitarias:

  • Washington autoriza la carne hormonada desde hace años al estimar que es inocua para la salud humana. [El País (España), 17/01/1998]
  • la carne hormonada, que era una de los principales miedos del acuerdo comercial que estuvieron negociando la UE y Estados Unidos [La Vanguardia (España), 13/03/2019]

Es habitual encontrar otro uso pronominal de hormonar con el sentido de ‘someterse a una terapia hormonal’, aplicado a mujeres en tratamientos de reproducción asistida o menopausia, a niños con dificultades de crecimiento o a transexuales en proceso de cambio de sexo:

  • Y si fallaba ya tendría tiempo de hormonarme y recurrir a la fecundación asistida. [El Mundo (España), 03/01/2016]

Existe una tercera acepción del uso del participio en el sentido de ‘estar excesivamente musculado’, como vemos en el siguiente ejemplo del CREA:

  • Venus Carolina Paula sorteaba por la escalera principal la furia lúbrica del hormonado Teobaldo [Juan García Hortelano (1982), Gramática parda. Madrid: Mondadori, pág. 234]

Los tres sentidos se pueden agrupar en un mismo significado general de ‘introducir hormonas en un metabolismo con el fin de modificarlo’. Se trata de un verbo transitivo en el que un terapeuta aplica un tratamiento hormonal; el uso del participio denota la voz pasiva o la mediana; y la forma pronominal del verbo puede corresponder al sentido reflexivo (‘inyectarse uno mismo el compuesto hormonal’) o a la focalización informativa en el receptor de la terapia.

A pesar de documentar ejemplos del verbo hormonar hace más de treinta años, los diccionarios aún se muestran reacios a su incorporación. Entre los diccionarios de lengua española, la Fundéu indica que solamente está recogido en la segunda edición del Diccionario de uso del español de María Moliner. Hemos comprobado que también el Diccionario Clave y el Diccionario de uso del español de América y España de Vox incorporan el verbo hormonar, con una definición generalista:

  • hormonar tr. Tratar con hormonas: muchas mujeres se hormonan sin receta médica cuando llegan al climaterio. [Vox 2002]
  • hormonar Referido a una persona o a un animal, tratarlos con hormonas: Se hormona desde hace seis años. [Clave]

Los diccionarios de otras lenguas no suelen recoger el verbo. No lo hacen ni el Zanichelli ni el Garzanti, para el italiano, ni el Robert, ni el Larousse, para el francés, por ejemplo. Aunque algún diccionario gratuito en línea sí que lo hace, como Le Dictionnaire. En cambio, una simple consulta en Internet demuestra que, en estas lenguas, las distintas acepciones documentadas en español también son usadas habitualmente:

  • Si l’on décide de s’hormoner, c’est qu’on a vraiment choisi de vivre, définitivement, au féminin. [Genres pluriels (Bélgica), 25/04/2008]
  • Il professor Leonardo Pinelli, medico pediatra vegano, ha accusato gli allevatori di ormonare i vitelli [Confederazione Italiana Agricoltori Piemonte (Italia), 2015]

Es interesante destacar que, en español, todas las fuentes textuales que incluyen el verbo hormonar, recogidas en los corpus de la Real Academia Española o en el banco de datos del Observatori de Neologia, pertenecen al español peninsular. Tal como señala la Fundeu, en el español de América se prefiere el substantivo deverbal hormonación para denominar este conjunto de prácticas. Lo documentamos en los siguientes ejemplos:

  • De acuerdo a lo relatado por el ex deportista, a comienzos de 2008 terminó su proceso de hormonación y se sometió a la intervención quirúrgica para «salir» del cuerpo femenino en el que se encontraba. [El Comercio (Perú), 13/11/2008]
  • Muchas preguntas aparecieron en torno a la hormonación y una vez más el modo de organización binaria, misógina y exitista del deporte. [Página/12 (Argentina), 14/12/2018]

Tanto el verbo hormonar como el substantivo hormonación están formados a partir de la base léxica nominal hormona. A menudo estos tipos de formaciones se han tildado de anglicismos, pero este caso no parece tan evidente. Mientras que el Cambridge English Dictionary no incluye ninguna forma verbal relacionada con hormone, tanto el Oxford English Dictionary como el Merriam Webster tienen incorporado el vocablo to hormonize, marcado como verbo transitivo y definido como ‘to treat with (a) hormone’. Por lo tanto, el neologismo español hormonar, formado por conversión, no puede ser calificado de calco del inglés sufijado to hormonize.

Se podría justificar la escasa presencia de hormonar en diccionarios generales de lengua por su carácter especializado; sin embargo, el Diccionario de términos médicos de la Real Academia Nacional de Medicina no incluye este verbo. Los glosarios ni los corpus textuales del portal MedlinePlus® tampoco incluyen ocurrencias del verbo ni del participio en ninguna de sus dos lenguas, inglés y español. Por lo visto, los especialistas se decantan por sintagmas nominales como terapia hormonal o estimulación hormonal.

Si hormonar no es un calco directo del inglés y se usa fundamentalmente en contextos generales (prensa, divulgación), vamos a ver si en la tradición de la lengua disponemos de otros verbos relacionados semánticamente y construidos por conversión, que faciliten su integración en el sistema del léxico español. Con el sentido de ‘segregar una substancia’ tenemos los verbos menstruar, orinar, ovular, sangrar, salivar y sudar, todos formados por conversión. Con el de ‘desarrollar o hacer crecer’ el verbo formado por conversión muscular y el formado por sufijación sanguificar. Y, por último, el sentido de ‘añadir una substancia’ puede ilustrarse mediante los ejemplos de oxigenar, vacunar o vitaminar.

En síntesis, el verbo hormonar es un neologismo bien formado desde el punto de vista morfológico y se añade a una tradición léxica de verbos que expresan procesos o prácticas del campo biomédico, de uso general. Su aparente polisemia, observable por los diversos contextos discursivos en que aparece, puede integrarse fácilmente en un artículo lexicográfico con una definición generalista, como ya han hecho algunos diccionarios en español.

Mercè Lorente Casafont
Grupo IULATERM
Institut de Lingüística Aplicada
Universitat Pompeu Fabra (España)

hormonar v. tr. e intr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *