Centro Virtual Cervantes
Lengua

El curioso caso de la voz neológica momentum despierta interés filológico por varios motivos: por un lado, por tratarse de un llamado latinismo craso o crudo, un préstamo del latín en su forma original, ya que mantiene la desinencia –um de la declinación neutra del latín; por otro, debido a la existencia del préstamo medieval momento, con el que nuestro neologismo forma un doblete léxico, dos palabras que comparten el mismo origen, pero presentan distintas formas; y, por último, por la vuelta a los orígenes del significado del étimo. Y es que momentum —acortamiento de movimentum y derivado del verbo movere, ‘mover’— significa ‘movimiento, impulso, cambio, variación’ en latín (Nuevo diccionario etimológico Latín-Español y de las voces derivadas, s. v.) y, con ciertos matices y como veremos a continuación, también en castellano. De ahí que tanto un momentum como un momento, y siempre desde el punto de vista etimológico, no sea otra cosa que un ‘pequeño movimiento de tiempo’.

Bolas metálicas colgantes alineadas para transmitir movimiento.
Google Images

Por falta de documentación lexicográfica en los diccionarios de lengua española (no se recoge ni en la Academia ni en la lexicografía no académica de autor ni en NEOMM, Alvar1 o Alvar2 ni en ningún diccionario de las marcas Vox o Larousse ni en wordreference), son interesantes las definiciones que nos ofrece el Oxford English Dictionary, donde se define como ‘el ímpetu o la fuerza que gana el desarrollo de un proceso o una secuencia de eventos’ o el Duden, el diccionario normativo de la lengua alemana, que opta por definir la palabra momentum como ‘momento idóneo, apto o correcto’. Y así es como también podría definirse en español. De hecho, resulta curioso también el uso de la voz momento en física, donde según el DRAE23 conserva el matiz etimológico descrito y se utiliza como unidad para describir la cantidad de movimiento.

Según los datos que maneja y proporciona el Observatori de Neologia, se trata de una voz usada mayoritariamente en contextos políticos, sobre todo en el español europeo, pero no exclusivamente:

  • O todos en el mismo día y, en su defecto, en sólo tres días, para crear un clímax europeo, un momentum [El País (España), 23/07/2004]
  • El republicano necesita con urgencia frenar el momentum de Obama, esa inercia ganadora que muestra en los sondeos. [La Vanguardia (España), 07/10/2008]
  • El director del departamento europeo del FMI, Poul Thomsen, señaló en un encuentro con periodistas que el proceso de negociación con Grecia ha mejorado recientemente, pero llamó a no perder el momentum. [El País (España), 18/04/2015]
  • La tendencia parece ratificarse a medida que avanza el desdoblado calendario electoral: los gobernadores están experimentando un momentum político particularmente favorable. [La Nación (Argentina), 12/04/2019]

También existen contextos fuera del ámbito político, pero en los que el término no deja de denotar un ‘momento de auge o aceleración’ o una ‘buena oportunidad’ o, en términos más coloquiales, una ‘buena racha’:

  • Está ganando momentum la iniciativa ZigBee. [Tribuna Bit (España) 01/09/2004]

Además, cabe hacer un apunte ortográfico, puesto que la palabra se ha documentado con tilde en un medio mexicano, un primer intento de adaptar este latinismo crudo al sistema de escritura español:

  • En todo caso, su cine, aunque importante para la discusión, comenzó a perder moméntum. [El Universal, (México), 17/07/2017]

Vistos los ejemplos, sirven tanto la definición del Oxford Dictionary como la del Duden, aunque de forma más simplificada también existen contextos en los que el término no va mucho más allá del significado ‘buena oportunidad’. De todas maneras, queda patente que nuestra voz momentum no pierde ni ha perdido la estrecha relación con su hermana mayor momento en ningún… momento.

La ausencia de este término en los diccionarios monolingües más conocidos probablemente se deba a la alta especialización del término en cuanto a palabra propia del ámbito político. Y a pesar de la situación política mundial convulsa y llena de momenta o moméntums (la falta de una forma plural sugeriría adaptarla al paradigma de voces como curriculum por analogía) y la gran proliferación de programas de temática política con sus respectivas tertulias, no se puede prever ni una rápida generalización de la voz ni su pronta bendición y documentación por parte de los lexicógrafos.

Matthias Raab
Universitat de Barcelona (España)

momentum m.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *