Centro Virtual Cervantes
Lengua

Entre los cambios que experimentan las sociedades humanas, revisten especial importancia aquellos que repercuten en la modificación del ordenamiento jurídico vigente en un determinado periodo. Así, la aparición de nuevas formas de delincuencia —como los delitos en la red o ciberdelincuencia— o la sensibilización de la ciudadanía frente a ciertas conductas, anteriormente no punibles —como la violencia de género—, constituyen la causa de los reajustes en el ordenamiento legal de una comunidad y el principal motor del proceso que culminará con la creación de nuevas unidades léxicas para representar los cambios operados.

imagen repetida en varios espejos
Flickr (Clonny)

La reciente reforma del Código Penal español (Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo), que viene a sustituir a la anterior (Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre), incluye un nuevo supuesto para obtener la libertad condicional al cumplimiento de la mitad de la condena, del que quedarían excluidos, según el texto legal, «los delincuentes multirreincidentes».

El neologismo multirreincidente es una forma derivada por prefijación del adjetivo, que se usa también como substantivo, reincidente, ‘que reincide o ha reincidido’ (DRAE23), y del prefijo multi-, ‘muchos’. El significado del adjetivo multirreincidente, teniendo en cuenta el origen de su base adjetival en el verbo reincidir ‘volver a caer o incurrir en un error, falta o delito’ (DRAE23), podría parafrasearse como ‘que cae o ha vuelto a caer numerosas o muchas veces en un error, falta o delito’, frente a reincidente, ‘el que cae o ha vuelto a caer en un error, falta o delito’. Como tecnicismo jurídico, y siempre dentro de un determinado sistema legislativo, la definición de multirreincidente debería incluir el carácter de circunstancia agravante de la responsabilidad criminal por haber sido el reo condenado en anteriores ocasiones por un delito análogo al que se le imputa.

La documentación de esta voz en las fuentes primarias que manejamos, el Banco de datos de neologismos del Observatori de Neologia y los corpus sincrónicos de la RAE (CREA y CORPES XXI), demuestra que su empleo comienza ya a mediados de la década de los ochenta y que es a partir del 2000 cuando su uso en los medios es cada vez mayor.

Los datos que proporciona el Observatori de Neologia muestran que el término multirreincidente viene empleándose en la prensa escrita desde el año 1993, y desde ese año su frecuencia de aparición va siempre en aumento, hasta la fecha:

  • Considera roto el pacto que su grupo firmó el pasado mes de mayo sobre la política de sanciones, acuerdo que reservaba los embargos para faltas graves y morosos multirreincidentes.[La Vanguardia (España), 26/03/1993].
  • El paquete de medidas consensuado por esta comisión mixta apuesta también por ampliar juicios rápidos y crear la figura jurídica del multirreincidente. [La Vanguardia (España), 7/11/2000].
  • Michavila explicó que los cambios en el ordenamiento jurídico parten de la base de que se ha incrementado el número de pequeños y medianos delitos, el número de delincuentes multirreincidentes y la actuación de bandas organizadas. [El País (España), 13/09/2002].
  • Son los conocidos como multirreincidentes y algunos acumulan más de medio centenar de detenciones. [La Opinión de Málaga (España), 1/03/2008].
  • Como ciudadana, puedo aceptar la cadena perpetua para multirreincidentes que hayan demostrado que no pueden vivir en sociedad, pero las penas tienen que intentar no sólo castigar al delincuente, sino rehabilitarlo. [El País (España), 25/02/2009].
  • En el articulado de la nueva ley también está previsto el reconocimiento de la multirreincidencia con penas de prisión desde 4 años, además de incluir la previsión de medidas cautelares personales más restrictivas que la libertad provisional, especialmente en el caso de los delincuentes multirreincidentes o profesionales o integrados en grupos organizados. [Diario Palentino (España), 21/09/2013].

En el CREA, aunque no abundan los ejemplos de su uso, se encuentran, por el contrario, los testimonios más tempranos de este término en la prensa española:

  • Un 41 % de los penados, lo están por primera vez, casi el 34 % son reincidentes, y el resto —algo más del 25 %— son considerados multirreincidentes. Una de las consecuencias que anota la Memoria, de la comparación de los datos de población y reincidencia de 1976 con los de años anteriores, es que «la proporción de reincidentes respecto a la población penal crece en los años que se ha decretado indulto general» y añade que es «consecuencia lógica de la aplicación del mismo y prematura reincidencia de los beneficiados». [El País (España), 10/09/1977].
  • El capitán del pesquero Leizare, matriculado en Bilbao y con base en Ondarroa, ha sido condenado por el tribunal de apelación de La Rochelle (Francia) a una multa de 800.000 francos (unos 16.000.000 millones de pesetas) como multirreincidentente en sus infracciones a la reglamentación europea de pesca. [El País (España), 2/10/1985].

El CORPES XXI ofrece, por el contrario, varias ocurrencias del término en la prensa española e hispanoamericana, desde el 2000 a 2010:

  • Han sido detenidos decenas de veces, algunos más de cien, y no han pisado la cárcel. El número de multirreincidentes se ha disparado en España entre la población extranjera «ilegal». El Congreso estudia medidas para frenar una lacra en aumento. [La Razón (España), 21/01/2002].
  • «Estos sujetos son peligrosos y manejan bastantes recursos, con los que han pagado el viaje de sus abogados en avión. Asimismo, ofrecieron un soborno de 30.000 $US a mis investigadores para que los larguen. Son multirreincidentes y buscados en Cochabamba por al menos siete casos, según un informe que me llegó de la Fiscalía cochabambina. Por eso exhorto a las autoridades judiciales que tomen la decisión correcta para sacarlos de circulación», manifestó. [La Prensa (Bolivia), 12/05/2010].

A pesar de la amplia documentación aportada, que prueba su asentamiento en el uso desde hace varias décadas, la voz multirreincidente no se encuentra recogida en ninguno de los repertorios lexicográficos del español actual (DEA, VOXUSO, DRAE23), así como tampoco en los diccionarios de neologismos de referencia (Alvar2, NEOMM). Quizás su ausencia de los repertorios lexicográficos generales se deba a la aparentemente fácil deducción de su significado, a partir del prefijo multi– que aporta un significado regular a la base sobre la que se construye, reincidente; pero desde el momento en que la voz multirreincidente entra en oposición con reincidente, en el ámbito jurídico y policial, para significar diferentes grados de agravamiento de un delito con futuras consecuencias penales, se impone su aceptación en el diccionario, máxime si se comprueba, como es aquí el caso, la difusión de su uso en la lengua general a través de la prensa.

Dolores Azorín Fernández
Grupo de investigación NEOAL
Universidad de Alicante (España)

multirreincidente adj. m. y f.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *