Centro Virtual Cervantes
Lengua

Si consultamos la palabra ficción en un diccionario de antónimos nos da como posibilidades las palabras realidad, verdad e incluso vida. Sin embargo, lo que aparece semana tras semana en la lista de los libros más vendidos, tanto en páginas web de librerías como en los suplementos culturales de los periódicos, se clasifica en la categoría de ficción, contrapuesta a la de no ficción o no-ficción, construidos con el prefijo no-, que es el único en español que presenta un valor de contradicción, valor negativo que supone que la negación de un elemento implica la afirmación de otro, de modo que se excluyen mutuamente. Cabe decir, no obstante, que el estatus de no- es controvertido, puesto que algunos estudios no lo consideran propiamente un prefijo, sino que lo tratan como un adverbio que queda fuera de la formación de palabras.

Escaparate de una librería.
Google Images

Así, por ejemplo, aparece recogido como prefijo en la Gramática descriptiva de la lengua española (1999), pero no aparece como tal en la Nueva gramática de la lengua española (2010), situación que también se refleja en los diccionarios, ya que la mayoría de ellos no lo recoge como prefijo o, como el DUE (4.ª ed., 2016), se abstiene de categorizarlo de modo explícito:

no […] 6 (frec. en el lenguaje periodístico) Antepuesto a adjetivos y a nombres, transforma la idea de la palabra a que se une en la opuesta: ‘Los no creyentes. Los no fumadores. Rumores no confirmados’.

Solo el DEA (2.ª ed., 2011) le reconoce inequívocamente ese estatus, bajo una entrada propia:

no- pref. Indica la supresión, ausencia o negación de lo expresado por la palabra a la que precede. Se une con guión [sic] a un n o un adj. A veces se escribe separado del n, sin guión [sic]. […]

Más allá de su estatus controvertido, lo que no puede negarse es la presencia imparable de no(-)ficción en los medios en español, tanto peninsular como americano, como puede verse en los ejemplos:

  • El cargo lo ocupa Antoni Munné, hasta ahora director de no ficción de Planeta. [La Vanguardia (España), 17/01/1997]
  • Editorial generalista abierta a todos los campos de la no ficción, como actualidad, historia, biografías y ensayo. [Gaceta Universitaria (España), 18/04/2005]
  • Además, colabora regularmente en los diarios The Guardian y The New York Times. Su no-ficción ha sido recopilada en un libro titulado Bamboo. [El Mercurio (Chile), 1/03/2009]
  • Y por último, en no ficción catalán es de notar la aparición de dos dietarios muy singulares: uno, El quadern suís del actual president de la Generalitat; y el otro, Un estiu, del escritor y traductor Francesc Parcerisas. [La Vanguardia (España), 24/06/2018

Y es que, a pesar de su categoría morfológica dudosa, la influencia del inglés contribuye a su expansión: en inglés se lo considera claramente prefijo en el Oxford English Dictionary, que define como uno de los elementos de formación de palabras principales en esta lengua. De hecho, cabe destacar que no en vano incluye más de 650 derivados bajo el lema non-, además de las entradas prefijadas que tienen lema autónomo en la nomenclatura, como ocurre con non-fiction. Este sustantivo se documenta ya en 1867 y se define como «escritura en prosa distinta de la ficción, como la historia, la biografía y las obras de referencia, especialmente la que se refiere a la representación narrativa de hechos».

Por otro lado, su uso ha transcendido el mero hecho literario y se documenta también en cine:

  • Falsos documentales y otras piruetas de la no-ficción. [Cine BCN (España), 1/01/2002]
  • Hay secciones internacionales de cortos y largometrajes de ficción y de no-ficción, siempre con propuestas que difícilmente encontrarás en los cines. [BCN mes (España), 17/11/2011]

Los datos, pues, avalan la consideración de que los hablantes lo consideran un prefijo, de cierta productividad, si atendemos los datos recogidos por el Observatori, puesto que lo encontramos combinado con sustantivos de diversa índole, deverbales o no, como no aceptación, no ciencia, no creyente o no-creyente, no lugar, no-diálogo, no-ser, etc., y, en menor medida, con adjetivos como no ahorrador, no-oculto, no-turístico o no universitario. En algunos casos, además, aparecen como variantes de palabras ya documentadas, como es el caso de no asistencia frente a inasistencia o no clasificable frente a inclasificable, hecho que nos puede hacer pensar que estas formas se han creado por influencia del inglés.

Sea como fuera, al margen de la escasa atestación lexicográfica que presenta no ficción, puesto que, con la excepción de los diccionarios ingleses, no se documenta más que en Le Grand Robert, sería oportuno que la Academia sancionara esta forma, al menos para determinar la presencia o ausencia de guion, o incluso, si se prefiere, ofrecer una palabra alternativa bajo otra forma, y pasar de la influencia inglesa a la germánica e inspirarse en el compuesto equivalente Sachliteratur, ‘literatura de las cosas’, versión más prosaica, y quizás más acorde, con los libros cuyo contenido no es narrativo ni imaginario.

Elisenda Bernal
Observatori de Neologia
Universitat Pompeu Fabra (España)

no ficción f.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *