Centro Virtual Cervantes
Lengua

Aunque a veces es fácil pensar que las palabras no son más que palabras, así lo dice la canción, parole, parole, parole, afortunadamente, inspeccionadas con el microscopio del filólogo, se muestran poliédricas y complejas, con los detalles de sus múltiples caras que pasan desapercibidos a simple vista. Y es en una de estas dimensiones microscópicas que las palabras se revelan como espejos de la sociedad que las genera y utiliza, tal como sucede en el caso de resultadista, formada a partir del sustantivo resultado. Parece, pues, que lejos de la épica argumentación de Borges, a raíz de un comentario sobre la Ilíada, «hay una dignidad en la derrota que a duras penas le corresponde a la victoria», nuestra sociedad mercantilista y competitiva ha puesto el foco en el polo opuesto, en el del triunfo, esto es, en la obtención de resultados. La génesis de un término como resultadista, nacido a finales del siglo xx en el mundo del deporte, bien puede considerarse un ejemplo más de esta afirmación. Para muchos, los resultados sí importan. Importan en los mercados, en la empresa, en la sanidad, en la educación, en la investigación, en las competiciones deportivas, es decir, en todas aquellas actividades en donde hay que rendir cuentas. Por lo tanto, no es de extrañar el salto a la palestra periodística de una voz como resultadista.

Esfera de reloj con un signo de interrogación en el centro, que divide sendos campos, rojo y azul, a izquierda y derecha.
Google Images

Si atendemos a la estructura de la palabra, que es la suma del sustantivo resultado más el sufijo -ista, resultadista sería aquella persona o entidad inclinada a los resultados. Más específicamente, y ceñido al ámbito del fútbol, algunos autores han definido recientemente este neologismo como sigue:

  • Un resultadista sería, así, el que está tan pendiente de los resultados que se despreocupa del resto, igual que el egoísta es aquel que piensa tanto en sí mismo que no es capaz de pensar en los demás. [El País (España), 04/10/2012]
  • Resultadista. Entrenador (generalmente de fútbol) que busca exclusivamente el resultado victorioso. [Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA), 2008]
  • Resultadista. Que está mucho más interesado en conseguir un buen resultado final que en favorecer cualquier otro aspecto estético del juego. [Lexico.com (Oxford University Press), 2020]

El término se documenta principalmente como adjetivo (por ejemplo, un equipo resultadista, la estupidez resultadista), aunque se hallan también algunas sustantivaciones (los/las resultadistas). Según el CORPES XXI, se atestigua tanto en el español peninsular como en el americano (Colombia, México, Argentina, Guatemala):

  • Parece que la fórmula tan rentable diseñada por el vasco no ha encontrado aún la forma de derribar al fútbol más resultadista que [El Mundo (España), 01/06/1996, CREA]
  • En el toque 25, la pelota vuelve al lugar de partida, para desesperación de los resultadistas amantes de la línea recta. [Ángel Cappa, La intimidad del fútbol. Grandeza y miserias, juego y entorno (Argentina),1996, CREA]

Como se ha dicho, es de uso general en el ámbito del fútbol, en el que llamativamente a lo largo del siglo xx han proliferado otras formaciones neológicas en -ista en referencia a los equipos deportivos (la victoria valencianista, la delantera españolista), como bien advierte la Real Academia Española en su Nueva gramática. No obstante, nuestro resultadista se ha extendido también a otros ámbitos de la vida cotidiana en los que la atención a los resultados se interpreta como una meta, un deseo de lo que se pretende conseguir. En este sentido, resultadista se encuentra en textos que versan sobre economía, educación, política, periodismo, etc., como ilustran los ejemplos siguientes:

  • El cine español vive anclado en la cultura de la cifra, más resultadista que una noche de Eurovisión. [El Sur (España), 02/02/2011]
  • En Liberi nos creemos deudores de esa tradición crítica con respecto a una realidad educativa que sigue siendo, en términos generales, resultadista en cuanto a sus objetivos, tanto académicos como psicológicos. [La Vanguardia (España), 22/01/2018]

En algunos casos nuestra voz puede adoptar un valor agentivo significando ‘que produce  resultados’:

  • El 2015 fue resultadista: 2.500 millones de dólares invertidos, 43 barriles de crudo por día y 300 pozos operativos. [Viva (Argentina), 19/02/2017, CORPES]

Por lo que respecta a la presencia del neologismo en otras lenguas europeas, Google ofrece múltiples ejemplos de su uso en inglés (resultist), francés (résultatiste), italiano (risultatista) y catalán (resultadista), desde principios de esta centuria. Sin embargo, esta voz no ha logrado hacerse todavía un sitio en los diccionarios de referencia. En el caso del español no se registra ni en el DLE (2014), ni en el DEA (2011), ni en Clave (2012), ni en DUE (2013). Tampoco se consigna en las obras lexicográficas de Alvar (1994) y Alvar (2004).

Como sucede generalmente en el caso de las formas en –ista, el español muestra también el correlato del sustantivo en –ismo que denota la ‘doctrina’, ‘sistema’ o ‘actitud’que se fundamenta en el interés por los resultados:

  • Caparrós se apuntó a la teoría del resultadismo en un día en que lo único positivo fue precisamente esto, haber ganado por la mínima al colista. [es (España), 04/04/2005, CORPES]
  • El pecado original de la política es el resultadismo. Ganar, ganar, ganar y volver a ganar. Uno empieza a estar ya harto de tener que ser necesariamente representado por quien únicamente se representa a sí mismo. [Jot Down Cultural Magazine (España), 2016, CORPES]

A la luz de los datos analizados hasta ahora, parece que la voz resultadista ha llegado para quedarse. Desde un punto de vista semántico se apoya en una idea muy presente en nuestra sociedad, la de la consecución de un resultado que se entiende como una meta deseable y exitosa; desde la perspectiva formal, se une al desarrollo de las formas en –ista, en continuo aumento desde el siglo pasado; y desde una mirada sociolingüística, se ha afianzado en el mundo del fútbol y en textos cultos de ámbitos tan importantes para nuestras vidas como la economía, la política y la educación, entre otros. En consecuencia, sería un resultado esperable que la Academia tuviera a bien su ingreso en el diccionario.

Isabel Pujol Payet
Universitat de Girona (España)

resultadista adj.

Un pensamiento en “resultadista adj.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *