Centro Virtual Cervantes
Lengua

La palabra sorpasso proviene del italiano, en cuyo idioma se emplea principalmente para referirse a la maniobra con la que un automóvil supera a otro que circula en el mismo sentido de la marcha (effettuare un sorpasso; manovra di sorpasso; sorpasso pericoloso; divieto di sorpasso). Por extensión, en dicha lengua este término se utiliza también para aludir, aunque con menos frecuencia, al adelantamiento que un partido político o un equipo deportivo realizan a otros partidos o equipos que ocupaban, hasta ese momento, la primera posición o, en todo caso, un puesto superior en una competición electoral o en una clasificación deportiva, respectivamente.

Señales de tráfico de prohibición de adelantar a otros vehículos amontonadas.
Pixabay

La voz, usada en textos en español, tiene su origen en la película Il sorpasso (título traducido por La escapada en España) de 1962 y se documenta por primera vez en 1963:

  • La película del lote italiano Il sorpasso, título que quiere decir algo así como el ventajista, es también graciosísima creación —con inesperado desenlace trágico— de Vittorio Gassman, que realiza un trabajo genial, como es en él costumbre. [ABC, edición de Andalucía (España), 28/03/1963]

En la película dirigida por Dino Risi —que inspiró la película Easy Rider de Dennis Hopper de 1969—, a través de un viaje iniciático en coche, Bruno Cortona, quien conduce un vehículo deportivo descapotable, y Roberto Mariani —personajes interpretados por Vittorio Gassman y Jean-Louis Trintignant, respectivamente— pasan un día de vacaciones fuera de Roma en pleno ferragosto, en la Italia de los años sesenta que despertaba lentamente del letargo de la posguerra. En el film se suceden los adelantamientos peligrosos que Bruno realiza, a modo de divertimento, a otros vehículos, diversión que termina causando la muerte del compañero de viaje más prudente, Roberto, justo cuando este empezaba a encontrar placentero el sorpasso.

Desde la década de 1980, el uso de sorpasso se identifica en textos periodísticos de diverso género en español, sobre todo de España, para referirse justamente al «adelantamiento» de un grupo político a otro en el cómputo de votos. Con menos asiduidad, en España y en algún país de Hispanoamérica, como en Argentina, sorpasso se aplica al ámbito deportivo. Con el sentido empleado en política, este término se documenta por primera vez en 1976 como consecuencia de la atención dada en la prensa española a la posible victoria electoral del Partido Comunista sobre la Democracia Cristiana en el Gobierno italiano de la época:

  • No se ha dado el «sorpasso» temido por tantos. La Democracia Cristiana mantiene su posición de partido de mayoría relativa, ha recuperado votos en relación con las elecciones administrativas de 1975 y conserva con muy escasa diferencia los porcentajes de los comicios generales de 1972. [La Vanguardia (España), 23/06/1976]

En los años ochenta del siglo xx se sigue documentando esta palabra en la prensa española en referencia, casi de manera exclusiva, al contexto político de Italia:

  • La lenta agonía de Enrico Berlinguer ha detenido, por unos días, la frenética marcha de una campaña, la de las elecciones al Parlamento Europeo, en la que es objetivo del PCI adelantar a la Democracia Cristiana en porcentaje de votos, es decir, conseguir el ansiado “sorpasso”. [La Vanguardia (España), 12/06/1984]
  • Después de la catástrofe electoral de 1983 (menos 6 % de votos) y después del “sorpasso” o adelamiento del PCI que sacó más votos que la DC en las elecciones europeas de 1984, De Mita ha logrado liberar del arenal en que había encallado la gran ballena blanca democristiana. [La Vanguardia (España), 16/04/1989]

En la década de los noventa del siglo xx, la voz sorpasso comenzó a aparecer con más frecuencia en la prensa española, a raíz de que Julio Anguita —secretario general del partido español Izquierda Unida entonces— utilizara dicha palabra —inspirado por el Partido Comunista italiano, que aspiraba a superar la Democracia Cristiana en las elecciones— al pretender «superar» al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en las elecciones de 1996:

  • Julio Anguita se refiere al sorpasso (adelantar electoralmente al PSOE) como un medio de regenerar la izquierda española… [El País (España), 15/02/1996]

Una vez el término pasó a referirse a cuestiones de la vida política española, y no solamente de la italiana, de donde emana, su uso se generalizó. Con todo, acabadas las elecciones generales en España el 3 de marzo de 1996, el uso de sorpasso fue decayendo progresivamente hasta el año 2000, fecha a partir de la cual este italianismo ya no solo se usaría en política sino también en otros ámbitos, como el automovilismo (del que es originario), la economía y, sobre todo, el fútbol:

  • En el año 1994, los hermanos Andic, que ya contaban con 100 tiendas en España, decidieron pegar el salto al exterior. La apuesta, cimentada sobre el sistema de franquicias, se convirtió en un auténtico sorpasso que catapultó el nombre de Mango por todas las latitudes. [El Mundo. Magazine (España), 16/03/2003]
  • La gente hablará hoy del partidazo de Totti frente al Livorno, del enésimo empate del Inter en el último minuto, del sorpasso del Milan a la Juventus y de la situación peligrosa del Fiorentina. [El País (España), 21/02/2005]

Es en el terreno deportivo el único ámbito en el que sorpasso se documenta en textos hispanoamericanos:

  • Contra su convicción para lanzarse al sorpasso pesaba el condicionamiento de no forzar un toque, la paridad de ambos autos y también la falta de lugares para los sobrepasos. [Clarín (Argentina), 13/11/2000]
  • Y ya al final, cuando todos descontaban que el Milan se llevaba el título otra vez, pegamos el sorpasso, como dicen los italianos. [Maradona, Diego Armando, Yo soy el Diego, 2000, p. 106]

Del mismo modo que el idioma español se ha dejado seducir por este italianismo, que en fútbol se emplea en el sentido de ‘remontada’, la prensa deportiva italiana se ha sentido atraída a su vez por la voz del catalán remuntada, término este muy usado por la prensa deportiva catalana con motivo de la ronda eliminatoria de fútbol disputada entre el F. C. Barcelona y el Inter de Milán en 2010, correspondiente a la competición Liga de Campeones (Champions League). Como el equipo italiano eliminó al español, remuntada se convirtió, como escarnio, en una palabra predilecta de los periodistas deportivos de Italia:

  • Una beffa per il Barcellona, il giusto premio per gli eroici leoni di Mourinho, capaci di soffrire con una belva in meno per più di un’ ora, e di ruggire felici alla fine quando smontano il muro che ha respinto la «remuntada» catalana. [La Gazzetta dello Sport (Italia), 29/04/2010]

En italiano, como sucede con el léxico en español, numerosas voces originarias del fútbol se aplican a otros ámbitos, como, por ejemplo, a la política. La remuntada futbolística en italiano pasó a usarse también en otras esferas de la vida social y política:

  • E spesso in queste ore concitate di inizio campagna elettorale ricorda ai suoi le comunali di Milano del 2016 quando partì con un ritardo di oltre 10 punti e per un soffio non riuscì ad agguantare Beppe Sala. Non a caso anche se oggi a taccuini chiusi non proferisce verbo crede nella remuntada. Al punto di metterla così: «Stiamo lavorando con tutte le categorie, batteremo palmo a palmo tutto il territorio. C’è entusiasmo perché questa volta il centrodestra è unito». [Corriere della Sera (Italia), 2/02/2018]

Tal es el uso de este catalanismo en italiano, que incluso la Enciclopedia Italiana di scienze, lettere ed arti, comúnmente conocida como La Treccani, se ha hecho eco del uso frecuente de remuntada en italiano y lo ha incorporado a su repertorio léxico: «remuntada s. f. Nel linguaggio giornalistico sportivo, rimonta. […] Dal catalano remuntada». A la luz de este dato, no deja de ser curioso que remuntada no se registre aún en el Diccionari de la llengua catalana del Institut d’Estudis Catalans (DIEC).

Volvamos a sorpasso. Durante la primera década del siglo xxi no se acredita, con todo, un gran uso de este italianismo en español. Habrá que esperar a 2014 para observar una reactivación de su empleo, a causa de unas nuevas elecciones generales en España, celebradas el 26 de junio de 2016. Más concretamente, como consecuencia de la posibilidad de que la coalición entre los partidos Podemos e Izquierda Unida superase al PSOE, sorpasso se usa hasta la actualidad, como en sus comienzos, preferentemente en política. En los últimos años su documentación es copiosa en todo tipo de medios. Su uso es tan frecuente en la política española que da, incluso, lugar a nuevos términos, como es el caso de sorpassokización. Pablo Iglesias, para expresar la intención de no solo superar al PSOE sino de que este partido termine como el PASOK en Grecia —en donde Syriza «adelantó» al PASOK—, afirmó que «nosotros llegamos a hablar de sorpassokización» (Pablo Iglesias, Una nueva transición. Materiales del año del cambio, 2015), como respuesta a la pregunta que Fernando Vallespín formuló en una entrevista al líder de Podemos referente a si el objetivo principal de este partido parecía ser no tanto ganar las elecciones como sí efectuar el «sorpasso al PSOE, que consigáis pasokizarlo» [MicroMega (Italia), 7/10/15].

En cuanto a las dos formas léxicas identificadas (sorpasso y sorpaso), en los corpus consultados (fecha de consulta de todos los corpus: 17 de mayo de 2018) se observa cierta variabilidad en su registro. En líneas generales, los corpus que incorporan ambas formas recogen más usos de sorpasso que de sorpaso, como es el caso de OBNEO, CREA y Corpus del español de Mark Davis, dato que coincide con los ofrecidos por Google. La documentación de sorpaso solo se encuentra entre 1995 y 1997:

  • Igualmente los dirigentes socialistas llegaron a la conclusión de que también Izquierda Unida ha fracasado en su intento de conseguir el “sorpaso”, es decir, pasar por delante del Partido Socialista. [La Vanguardia (España), 30/05/1995]
  • Pudo reconquistar un puesto al superar por afuera a Peón en la entrada de los mixtos, en el único sorpaso claro en pista que hubo en las posiciones del podio. [Clarín (Argentina), 19/05/1997]

CORPES XXI solo recoge la forma sorpasso y ni CORDE ni Corpus Sketch Engine registran ninguna de las dos formas.

La Fundéu, a pesar de reconocer el uso cada vez más frecuente de sorpasso en los diferentes medios de comunicación, señala sorpaso, sobrepaso, adelantamiento y superación como alternativas válidas a dicho italianismo: sorpaso porque no presenta ninguna dificultad a la ortografía española o sobrepaso por seguir el paradigma de términos como repaso o traspaso. La RAE no lo incorpora en su diccionario.

Respecto a su tratamiento lexicográfico, la presencia de sorpasso en las fuentes lexicográficas es escasa, a pesar del importante uso que se documenta de la voz desde hace varias décadas, situación que no sorprende debido a la tendencia habitual en general en la lexicografía española al rechazo histórico del extranjerismo. Sorpasso no se incluye en el DRAE23, en el VOXUSO ni en el DEA, pero sí en el Alvar2 y en el Clave. Diccionarios pedagógicos del español como el Diccionario para la enseñanza de la lengua española, el Diccionario Salamanca de la lengua española, el Diccionario del estudiante (1.ª y 2.ª eds.) o el Diccionario práctico del estudiante (1.ª y 2.ª eds.), tampoco introducen este italianismo. En otras lenguas, la situación es parecida al español: Oxford English Dictionary, Merriam Webster’s Dictionary, Dicionário Priberam da Lingua Portuguesa, Le Grand Robert o DIEC2 tampoco recogen esta palabra.

Antoni Nomdedeu Rull
Universitat Rovira i Virgili (España)

sorpasso m.

Un pensamiento en “sorpasso m.

  • 26 noviembre, 2018 a las 16:16
    Enlace permanente

    Un trabajo muy interesante y muy bien planteado. Como yo también soy defensora de la incorporación de “sorpasso” dentro del diccionario de la Real Academia Española, querría proponer un argumento más en su defensa. De hecho, “sorpasso” es el término que se empleó en la prensa italiana cuando la economía de Italia superó a la de Inglaterra en términos de PIB nominal en 1987. Además, en 2009 el PIB nominal italiano volvió a superar al británico durante un breve periodo de tiempo, lo que llevó al embajador italiano en Londres, Giancarlo Aragona, a hablar de un “segundo sorpasso”. En mi opinión esto subraya la relevancia del término en ámbito económico.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *