Centro Virtual Cervantes
Lengua

En la cultura occidental actual, la innovación en la gastronomía, y en el léxico asociado a ella, parece impulsada por dos tendencias: por un lado, el interés por lo exótico y por el producto gourmet o premium, que señala a la vez el conocimiento y la pertenencia social de quien lo profesa; por otro lado, la preocupación por la salud y el bienestar, que se manifiesta en la valoración de los alimentos orgánicos, o sin conservantes, o bajos en sodio, o naturalmente nutritivos, entre otras características. De esta segunda tendencia es evidencia la aparición de la palabra superalimento en la lengua española actual.

Platos con superalimentos sobre la superficie de una mesa.
Pxhere

Se denomina superalimento, un calco del inglés superfood, tanto a un alimento que se considera beneficioso para la salud, como, más específicamente, a un alimento rico en fibras, antioxidantes o cualquier otra propiedad especialmente nutritiva. El primero de los contextos que ofrece el Observatori de Neologia ilustra el significado más general, mientras que los demás contextos muestran el significado más acotado:

  • En los últimos años las góndolas de los supermercados se poblaron de una nueva variedad de superalimentos: barritas de cereal que previenen las enfermedades cardiovasculares, yogures bebibles que disminuyen el colesterol, leches descremadas que reducen los riesgos de padecer osteoporosis. [Clarín (Argentina), 28/07/2012]
  • Espárragos, acelga, col rizada (kale o berza), hongos, cúrcuma, canela, quinoa, frijoles, crustáceos y sardinas son algunos de los 200 superalimentos detallados aquí, con tips de preparación incluidos. [La Jornada (México), 14/06/2015]
  • Conoce la utilidad de los superalimentos más populares, como los arándanos o la quinua. [El Comercio (Perú), 7/08/2016]
  • Por eso hay quien ha bautizado las algas, quizás con un excesivo optimismo, como el superalimento del futuro. [La Vanguardia (España), 16/05/2014]

Un repaso por la lexicografía en lenguas extranjeras, pues ningún diccionario del español registra aún la palabra superalimento, muestra que su étimo superfood está ya bien documentado en diccionarios de inglés, con su significado genérico (Cambridge Dictionary), con su significado específico (Merriam-Webster) o con ambos (Oxford English Dictionary). En portugués, superalimento se registra en su sentido genérico (Dicionário Priberam da Língua Portuguesa), que también recoge Le Petit Robert para el francés superaliment. Una curiosidad resulta la definición de esta palabra en Le Grand Robert: «aliment très nutritif, propre à suralimenter celui qui le consomme». Si bien el diccionario marca este uso como rare, ‘infrecuente’, nos detendremos en el vínculo semántico que establece con el verbo suralimenter (‘sobrealimentar’), que expresa un matiz de exceso, pues nos servirá para reflexionar acerca de la estructura de la palabra, en relación con su significado en español y su origen etimológico.

Los prefijos super– y sobre– tienen el mismo origen latino; la forma patrimonial sobre-, modificada fonológicamente, es la más temprana, mientras que el cultismo super-, homófono del prefijo latino original, se incorpora a la morfología del español más tardíamente. En la evolución de la lengua, algunos  valores semánticos han coincidido en las dos formas, pero también se han dado valores divergentes. Así, en la lengua española actual pueden indicar posición ‘encima de’ tanto sobre– (sobrevolar, sobretodo) como super– (superponer, superíndice); pero la idea de ‘exceso’ está más asociada a sobre– (sobrevalorar, sobrepeso), mientras super– se usa con valor intensificativo, para ponderar tamaño o calidad (supermercado, superpotencia). Como puede apreciarse, mientras en el verbo sobrealimentar, o en el nombre derivado sobrealimentación, el prefijo sobre– expresa la idea de exceso, con un valor peyorativo, en superalimento el prefijo super– intensifica las cualidades positivas del sustantivo alimento.

No hay entonces en español ninguna relación morfológica entre el verbo sobrealimentar y el nombre superalimento, pues en estas palabras los prefijos, aunque tengan el mismo origen etimológico, expresan distintos valores semánticos. Puede agregarse asimismo que superalimento es un neologismo, pero el verbo sobrealimentar está ya registrado en el DRAE en 1925, con el mismo significado que tiene actualmente («dar a alguien más alimento del que ordinariamente necesita para su manutención»).

Como ya se ha señalado, superalimento ingresa en el léxico español como un calco del inglés, donde el valor del prefijo latino super– es siempre positivo, como en español (es el prefijo patrimonial over– el que expresa el valor negativo de exceso en esta lengua). Al tratarse de un prefijo culto compartido por ambas lenguas, no ha habido necesidad de adaptación formal, pues super– no suena extranjero a oídos del hispanohablante, aunque sí pueda tener un efecto grandilocuente para algunos, a juzgar por la siguiente apreciación:

  • Y en los últimos años, bajo el rimbombante nombre de superalimentos, la chía se ha erigido en uno de los ingredientes imprescindibles si se desea estar sano, saludable y demostrarlo en Instagram. [La Vanguardia (España), 21/06/2018]

El valor intensificativo de super– eleva en esta nueva palabra la calidad del humilde alimento, convertido ahora en poco menos que un tratamiento médico e, indudablemente, en un sofisticado dispositivo semiótico que señala al consumidor moderno.

Gabriela Resnik
Universidad Nacional de General Sarmiento

superalimento m.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *