Centro Virtual Cervantes
Lengua

Se llama Sandra, nació en 1986 en Alemania y desde hace más de 20 años vive en Argentina. Sandra es una hembra de orangután y nunca ha estado en Borneo o Sumatra, hábitat natural de su especie, ya que fue criada en cautiverio en el zoo de Rostock, una ciudad del noroeste alemán, y posteriormente fue trasladada al zoo de la capital argentina. Más tarde, una asociación animalista argentina, AFADA (Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales), interpuso un recurso de habeas corpus —que implica poner a disposición judicial a cualquier persona detenida ilegalmente― para reclamar su libertad. Y, en 2015, le fue reconocido el mayor grado de derecho recibido por un animal hasta la fecha, el de «sujeto no humano». Este caso creó un precedente jurídico histórico.

Dibujo de un buey mirando, cabeza alzada, un pájaro que revolotea sobre su morro
PACMA

Por otro lado, es importante recordar que todos los animales tienen unos derechos oficialmente establecidos recogidos en la Declaración Universal de los Derechos del Animal, proclamada en 1978 por la UNESCO y aprobada también por la ONU con el fin de promover el respeto. En este sentido, la protección de los animales y de sus derechos es un fenómeno bastante reciente y en auge, como pone de manifiesto el citado ejemplo, y, desde un punto de vista lingüístico, el hecho de que la palabra en inglés animalist para referirse a la ‘persona que aboga por los derechos de los animales’ se documentara por primera vez en 1985, de acuerdo con el Oxford English Dictionary (OED). En español, en cambio, el uso de la palabra animalista aún no está documentado con este sentido en la mayoría de diccionarios, como veremos más adelante. No obstante, en el banco de datos del Observatori de Neologia (OBNEO) se han registrado numerosas ocurrencias. Podemos destacar, por ejemplo, una entrevista publicada el 20 de abril de 1989 por La Vanguardia a Manuel Cases Puig, presidente de la primera ONG española dedicada al bienestar animal, la Asociación para la Defensa de los Derechos del Animal (ADDA). En ella, se hace referencia a «un movimiento animalista muy intenso». A continuación, podemos ver otros ejemplos de uso de esta unidad en distintos países de habla hispana.

  • Por lo que se refiere a la industria peletera, las campañas de los animalistas se refieren tanto a los métodos de caza de especies de vida libre como a la cría intensiva en cautiverio. [El País (España), 26/09/1991]
  • Si bien es cierto que en nuestro país está vigente ―desde el 3 de octubre de 2009― la Ley 20.380 sobre Protección de Animales, ésta, según algunos animalistas, posee grandes deficiencias que sólo la convierten en un buen intento de regulación. [El Mercurio (Chile), 29/01/2012]
  • Pese al disparo con munición real descerrajado contra la hembra —muy cuestionado por los animalistas que piden el cierre del zoo— la orden era intentar atrapar al macho con vida. [La Vanguardia (España), 7/05/2015]
  • La organización animalista PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales) criticó a Justin Bieber, luego de que el cantante posara junto un tigre encadenado durante la fiesta de compromiso de su padre. [El Universal (México), 2/05/2016]
  • El líder animalista subrayó que la abolición del toreo contribuye a poner a un lado la dominación y la violencia, tanto hacia la naturaleza como hacia los humanos. [Correo Perú (Perú), 2/02/2017]
  • El próximo Parlamento podría tener hasta 11 bloques, entre ellos algunos con objetivos muy específicos, como 50 Plus (defensa de los jubilados), el PvdD (animalista) y DENK (promotor de los derechos de los musulmanes). [La Nación (Argentina), 15/03/2017]

Como observamos en los distintos ejemplos, el movimiento animalista defiende los derechos de los animales desde perspectivas diferentes, como el trato ético, sus derechos individuales y, en definitiva, su bienestar. Además, en algunos casos también se pone en duda la supremacía de los humanos frente a los demás seres vivos. Por este motivo, está relacionado con la promoción del vegetarianismo y el veganismo. Por otro lado, su labor se centra tanto en la fauna salvaje, como en los animales domésticos, los destinados al consumo o los usados con finalidades lúdicas en establecimientos zoológicos, en las corridas de toros, etc. En este sentido, existen múltiples organizaciones y asociaciones animalistas, y también partidos políticos con este lema por bandera, como el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA), fundado en 2003 en España.

Si hojeamos algunas obras lexicográficas, comprobamos que el sentido del adjetivo animalista recogido en el DRAE es el siguiente: ʽdicho del arte o de sus manifestaciones: que tienen como motivo principal la representación de animalesʼ. Como vemos, su significado se centra en el ámbito de la escultura y la pintura, y también se indica que se aplica a aquella persona ʽque cultiva el arte animalista’, lo cual significa que también funciona como nombre. Aunque podemos decir que se trata de un neologismo semántico, porque cambia el significado, vemos que los dos sentidos de animalista se basan en los dos sentidos existentes del sufijo –ista. Mientras que el sentido ya registrado en el DRAE hace referencia a ‘la persona que tiene determinada ocupación, profesión u oficio’, en este caso, a un determinado tipo de artista, en la acepción del neologismo animalista aún no registrada en los diccionarios generales significa ‘partidario de’ o ‘inclinado a’; en este sentido, en el uso también se documenta el sustantivo animalismo para hacer referencia a este movimiento. En español, la palabra animalista, como adjetivo, se encuentra documentada en el DEA (‘que defiende a los animales’) y como nombre en Alvar2 (‘defensor de los animales’). En relación con otras lenguas, se encuentra registrada en el OED, pero no en las obras de referencia en francés, portugués o italiano.

En definitiva, ser animalista significa reflexionar sobre nosotros mismos, los seres humanos, y sobre los demás seres vivos con los que convivimos. Para ello, debemos poner en duda algunas de las ideas tradicionalmente extendidas y, en esta línea, la aparición de la palabra animalista y animalismo no hace más que reflejar una mayor consideración y defensa de los animales.

Elisabet Llopart-Saumell
Observatori de Neologia
Universitat Pompeu Fabra (España)

animalista m. y f. y adj.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *