Centro Virtual Cervantes
Lengua

El diccionario Neologismos del español actual (NEOMM) define el adjetivo invariable antidescargas del siguiente modo: ‘que combate las descargas ilegales de contenidos protegidos por los derechos de propiedad intelectual’. Efectivamente, es este el sentido más común del término, que no aparece en los demás diccionarios de referencia del español (ya sean prescriptivos, descriptivos o de voces neológicas).

dedo señalando a un stop
Pixabay

También en los datos del Observatori de Neologia, los ejemplos se refieren a este tipo de uso, normalmente como adjetivo del sintagma ley antidescargas, o en combinaciones semánticamente muy próximas como normativa antidescargas o regulación antidescargas. Así puede verse en los siguientes contextos:

  • Duro revés judicial para la ley antidescargas francesa. [El País (España), 17/06/2009]
  • Las páginas web de CiU, PP y PNV se vieron ayer colapsadas por los activistas contra la normativa antidescargas, que será debatida hoy. [La Opinión de Málaga (España), 21/12/2010]
  • Sinde confía en que la ley antidescargas esté antes del 20-N. [La Opinión de Murcia (España), 21/10/2011]
  • El nuevo Ejecutivo de Mariano Rajoy no tuvo mayor problema en aprobar la nueva regulación antidescargas el 30 de diciembre de 2011, sin modificar lo que sobre la mesa tuvo el anterior Gobierno, aprobado de manera mayoritaria en las Cortes. [El Norte de Castilla (España), 1/03/2012]
  • España es uno de los países con mayor actividad de piratería en Internet y el Gobierno ha tratado de luchar contra el fenómeno con la aprobación de una ley antidescargas y con otra reforma legal para asfixiar financieramente a las páginas que difundan contenidos protegidos. [La Vanguardia (España), 3/07/2013]

Como se ha podido ver, los ejemplos se sitúan en el territorio peninsular en el período 2009-2013, período en el que se gestó y aprobó dicha ley, también llamada ley Sinde antidescargas por ser bajo el mandato de la ministra de Cultura Ángeles González-Sinde (2009-2011). Aunque el adjetivo antidescargas resulta familiar para los hablantes de las distintas variedades del español americano, tanto en las bases de datos de los observatorios de neología como en buscadores como Google, los ejemplos remiten mayoritariamente a textos españoles.

En los ejemplos anteriores, el prefijo anti– se une al nombre descarga definido como la acción y el efecto de descargar que, en la 23.ª edición del DRAE, ya tiene también un sentido propio en informática: ‘transferir información desde un sistema electrónico a otro’. Pero en los ejemplos que ofrecemos a continuación, antidescargas (o antidescarga) se forma sobre otro sentido ya existente de la palabra descarga, la pérdida de carga eléctrica. Dado que las descargas electroestáticas producen un simple calambre a la mayoría de las personas, pero los equipos electrónicos pueden dañarse por corrientes indeseadas de carácter momentáneo, en el mercado se ofrecen productos para proteger a unas y otros: calzado antidescargas eléctricas y polímeros antidescargas, por ejemplo.

  • Calzado antidescargas eléctricas. La empresa riojana Garmaryga comercializará un nuevo calzado de seguridad que impide los riesgos por descargas eléctricas. [La Rioja.com (España), 4/08/2014]

No acaban aquí los posibles usos del adjetivo que estamos analizando, ya que en las tiendas especializadas en complementos para el automóvil se pueden encontrar baterías antidescarga, para evitar que los usuarios se encuentren en la desagradable situación de que su coche se quede sin batería.

Judit Freixa Aymerich
Observatori de Neologia
Universitat Pompeu Fabra (España)

antidescargas adj.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *