Centro Virtual Cervantes
Lengua

El vocablo inglés bookcrossing comenzó a emplearse a principios de la década del 2000 y define una forma de dejar libros en espacios públicos donde estos se ponen a disposición de personas desconocidas para que los lean y los compartan de la misma manera.

Esta práctica gira en torno a una página web gratuita y financiada mediante donaciones (www.bookcrossing.com/) que anuncia tener más de 1.400.000 usuarios en 132 países y disponer de una base de datos con más de 11.000.000 de libros «liberados». El nombre de dicha página es el posible origen del neologismo. Como www.bookcrossing.com™ es una marca registrada, pudiera aparecer en español como www.bookcrossing.com®. No se debe confundir con la práctica del book swapping o book exchange, intercambio de libros que se realiza de manera personal entre familiares, amigos, compañeros de estudios o de trabajo u otros individuos.

teléfono público y libros
Flickr (Charlotte Henard)

El Oxford Advanced Learners’ Dictionary define bookcrossing como: ‘la costumbre de dejar un libro en un sitio público para que otra persona pueda encontrarlo, leerlo y después dejarlo donde alguien más pueda hallarlo’. Por su parte, el Longman Dictionary of Contemporary English da una definición más completa: ‘la costumbre de dejar libros en lugares públicos o en autobuses, trenes, etc., para que otras personas los lean y después los pongan donde otras puedan leerlos. Hay un sitio web donde se puede hacer constar qué libros y en qué lugares se han encontrado o situado para los demás’.

Morfológicamente, este vocablo está compuesto por las palabras book (libro) y crossing (del verbo to cross: cruzar); es decir, cruzar o —mejor— traspasar libros (DRAE23: ‘Ceder a favor de otra persona el derecho o dominio de algo’). Es un caso de formación por composición para crear neologismos en inglés; es decir, la combinación de dos o más palabras para crear una unidad semántica y sintáctica compuesta con un nuevo significado. Son casos en los que el primer elemento puede modificar al segundo —que es el núcleo— como, por ejemplo, en el neologismo que nos ocupa. De él se deriva la forma verbal: to bookcross, cuyo participio de presente también sería bookcrossing.

La base de datos del Observatori de Neologia registra su uso en contextos como los siguientes en español:

  • La Biblioteca Central del campus de Badajoz y la Facultad de Biblioteconomía y Documentación de la Universidad de Extremadura han puesto en marcha un bookcrossing, con motivo de la celebración del Año Internacional del Libro y la Lectura. [Gaceta Universitaria (España), 18/04/2005]
  • Con las bibliotecas y el bookcrossing, cada ejemplar ve aumentada su esperanza de vida útil. [La Vanguardia (España), 5/10/2009]
  • Bookcrossing funciona, básicamente, a través de Internet, en algo así como un foro (www.bookcrossing.com). Sus integrantes (los vernáculos se autodenominan «beceros», un derivado de BC, iniciales del movimiento) se registran y hacen lo mismo con los libros que quieren o están dispuestos a compartir o liberar. [Clarín (Argentina), 31/01/2010]
  • Esto es bookcrossing, un sistema de intercambio de libros de todo tipo, que cada año tiene una cita en la plaza de la Universidad con motivo de las fiestas de la ciudad. [El Norte de Castilla (España), 11/09/2011]
  • La Plaza de la Diputación, en el hall exterior del edificio, será el espacio que más fomentará la lectura bajo la modalidad del bookcrossing, que es la práctica de dejar libros en lugares públicos para que lo recojan los lectores. [El Sur (España), 21/04/2012]
  • Con la iniciativa titulada «Libro libre», la librería Proveedora Escolar se sumó al movimiento mundial conocido como «Bookcrossing», en una dinámica que consiste en tomar un libro, registrarlo en el portal de internet bookcrossing.com y liberarlo en un lugar público para que otro lector lo encuentre, lo lea y vuelva a ponerlo en circulación. [24 Horas (México), 20/03/2013]
  • En el vergel del Museu Frederic Marès se liberarán decenas de libros en una original sesión de bookcrossing, que culminará el domingo con un encuentro de coleccionistas de puntos de libro. [La Vanguardia (España), 23/04/2014]

Bookcrossing no aparece recogido en ninguno de los diccionarios generales de la Real Academia Española más utilizados (Diccionario de la Real Academia Española, Diccionario panhispánico de dudas y Diccionario esencial de la lengua española). Por este motivo se suele escribir con letra cursiva en los textos en español como todas las demás palabras extranjeras.

Fernando E. Nápoles Tapia
Traductor y especialista editorial
Barcelona (España)

bookcrossing m.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *