Centro Virtual Cervantes
Lengua

En una sociedad globalizada en la que las cosas nos suelen venir dadas y nos limitamos a dejarnos llevar por ellas siguiendo sus indicaciones, se ha hecho cada vez más necesario especificar y destacar mediante nuestro lenguaje cuándo nos estamos refiriendo a algo realizado por nosotros mismos. Entre otros elementos del lenguaje, el uso del pronombre se y el elemento auto- en determinadas circunstancias colaboran en esta indicación.

Fotografía de las señales de tráfico de entrada prohibida y paso obligatorio.
Pixabay

Es frecuente encontrar en todos los ámbitos temáticos el empleo de la palabra que nos ocupa, autoimponerse, y, probablemente, con la intención de enfatizar que el compromiso u obligación que «se impone» ha sido adoptado voluntariamente y no por orden de otra autoridad. Desde el punto de vista morfológico estamos ante una palabra de composición culta formada mediante el elemento de origen griego auto-, con la significación de ‘de o por sí mismo’ más el verbo en forma pronominal, imponerse.

Los diccionarios reflejan una acepción transitiva del verbo imponer dedicada al sentido que suele tomar el verbo que forma parte de nuestro compuesto: ‘poner una carga, obligación u otra cosa’, pero sin ninguna indicación de su posible uso en forma pronominal (DLE). Lo cierto es que es frecuente el uso de estas formas transitivas de forma pronominal creando reflexivas indirectas en las que coincide el sujeto de la acción y el complemento indirecto (se), es decir, tienen el mismo referente: «se impuso la tarea de sacar el perro todos los días», «la (la tarea) impuso a él o a sí mismo (se)».

Desde esta perspectiva no hay ninguna diferencia entre el imponerse que acabamos de ver y el autoimponerse del que nos ocupamos: «se autoimpuso la tarea de sacar el perro todos los días» sería, en cierto modo, redundante, «la (la tarea) impuso a él (se), por sí mismo (auto)».

Según el Diccionario panhispánico de dudas solo debemos admitir el uso del se reflexivo y del elemento auto-, también con su sentido reflexivo, cuando se haga necesario dejar «claro que es el sujeto quien ejerce sobre sí mismo y voluntariamente la acción denotada por el verbo». Es clara la distinción que se establece entre lesionarse y autolesionarse, o entre denominarse y autodenominarse, como ejemplifica este diccionario, pero en los casos encontrados con la palabra que nos ocupa no se hace necesaria. También Martínez de Sousa advierte, en su Diccionario de usos y dudas del español actual, que el empleo del componente auto- «exige mucho tiento», pues «es frecuente su empleo de forma redundante e inadecuada». Así pues, no es necesaria la insistencia en que la imposición se la hace a sí mismo, pero lo cierto es que cada vez es más frecuente el uso de autoimponerse.

En BOBNEO encontramos sesenta casos documentados, que van desde 1989 hasta hoy, y en ninguno de ellos encontramos las acepciones pronominales de imponerse que ofrece el DLE, sino solo la acepción transitiva que venimos comentando.

  • La CE se autoimpuso hace un año en Roma la obligación de intervenir con una sola voz en el mundo, pero la Guerra del Golfo mostró que va más lenta la realidad que los deseos. [El País (España), 09/12/1991]
  • El Málaga consiguió mantener la categoría con 37 puntos, lejos de los 42 que se había autoimpuesto para conseguir la salvación virtual. [La Opinión de Málaga (España), 21/05/2010]

Los ejemplos son frecuentes del mismo modo en la prensa hispanoamericana:

  • Este fragmento, tomado del prefacio a la segunda edición de «La gaya ciencia», describe con bastante precisión el estado en que Alberto Giordano […] emprendió un juego cuyas reglas se autoimpuso. [Página 12 (Argentina), 17/08/2017]
  • El próximo 30 de abril vence el plazo que se autoimpuso el Ejecutivo para enviar la iniciativa al Congreso. [El Mercurio (Chile), 22/04/2012]

Los bancos de datos que posee la Academia también dan muestras de la extensión del empleo de auto- junto a la pronominalización del verbo para acentuar la voluntariedad de la imposición.

Así, por ejemplo, el Corpus de referencia del español actual recoge más de ochenta y cinco casos en documentos que se remontan hasta la década de los setenta:

  • El ideal que se autoimpuso el Estado español en 1963 exige el esfuerzo colectivo de todos para evitar el desaliento. [Magisterio Español; Prensa Española (Barcelona), 1975]
  • El Gobierno informará previsiblemente hoy del plazo que se autoimpone para adaptar las ciudades de Ceuta y Melilla a la organización autonómica del Estado. [El País (España), 01/12/1987]

Hasta en el Corpus diacrónico del español encontramos una documentación que data de 1969:

  • Como norma general, debemos recomendar que se huya en lo posible de las dietas compuestas por un solo alimento o pocos de ellos (dietas restrictivas y caprichosas que se autoimponen muchos por miedo a que sobrevengan trastornos. [Salvat/Alianza Editorial (Madrid), 1969]

Esta insistencia en que la imposición es a sí mismo y por sí mismo (actor y objeto de la acción del verbo confluyen), tan extendida como innecesaria, comienza a traer un nuevo sentido de ‘voluntariedad o por voluntad propia’ al elemento compositivo auto-. En ocasiones, cuando el texto que acompaña a autoimponerse también recalca que es él mismo el que se impone la obligación, estamos cerca de una redundancia inadmisible:

  • Y quizás ahí está la clave de por qué Jaime de Aguirre no logró cumplir en un 100% la misión que él mismo se autoimpuso, la de ser influyente en Chile y a nivel internacional. [El Mercurio (Chile), 31/05/2015]
  • Por este motivo, la sentencia coincide con los argumentos del Sindicato de Enfermería al señalar que «el SAS no ha ajustado sus actuaciones a lo que la Ley establece, pues no ha cumplido los plazos que ella misma se autoimpuso». [satse.es, 30/05/2019]

En definitiva, autoimponerse es una palabra frecuentemente empleada en las lenguas románicas que, sin embargo, no aparece en los diccionarios, a excepción de (Zingarelli, 2018), donde encontramos autoimpórse. Probablemente se deba a la redundancia que advierten en el doble uso de auto– y se con el mismo sentido reflexivo. Estaría bien, no obstante, que estos diccionarios, en la entrada de auto-, advirtieran de cuándo el uso de este componente sí puede ser necesario y también reflejaran su uso extendido como enfatizador de que la acción es realizada por voluntad propia.

Manuel Fernando Pérez Lagos
NEOUMA
Universidad de Málaga (España)

autoimponerse v. pron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *