Centro Virtual Cervantes
Lengua

La palabra numerito forma parte, desde hace ya tiempo, del repertorio léxico habitual de la mayoría de los hablantes de español. Aunque a simple vista se trata de un diminutivo de número —con un sufijo, además, estándar, despojado de rasgos dialectales como podrían serlo -ico o -illo—, lo cierto es que en el registro coloquial su significado nada tiene que ver con la aritmética y sí con otro concepto que se ha ido extendiendo en los últimos años en la comunidad hispanohablante, tanto en la lengua oral como en los medios de comunicación:

números del 1 al 24, agrupados en cuatro líenas de seis, y con diferentes formas, tipografías y colores
Flickr (Katey)
  • ¿Realmente le sale a cuenta al PP perpetrar estos numeritos que sólo sirven para afianzar a sus huestes más retrógradas pero lo alejan del espectro de la sensatez? [La Vanguardia (España), 23/05/2016]

Muchos diccionarios registran ya la acepción correspondiente a este uso —si bien no en la forma diminutiva del término—, como el DRAE23, que lo define como ‘acción extravagante o inconveniente con que se llama mucho la atención’ (s. v. número). Tanto número como numerito remiten, pues, a una situación en la que alguien realiza un acto desmesurado o inconveniente a los ojos de quien así lo considera:

  • Pero desde el bando azulgrana no lo vieron así. Al menos Luis Suárez, que montó un auténtico ‘numerito’ al ver la segunda amarilla por un codazo a Koke, estimó el árbitro. [Don Balón (España), 8/02/2017]

El origen de este uso se halla en la extensión semántica de la acepción relacionada con espectáculo, como se ve en la siguiente acepción del DRAE23:

número. m. 6. Cada una de las partes o actuaciones de que se compone el programa de un espectáculo público. En el circo vimos un número de magia.

En la mayoría de los diccionarios se hace hincapié en el hecho circense, sea en la definición, sea en los ejemplos, en los que casi siempre aparecen alusiones al circo. Muy probablemente este hecho sea determinante para esa extensión semántica de nuestro término, ya que no se puede negar que el circo contiene números —actuaciones— inesperados, extraordinarios, originales o asombrosos. Ello, junto al hecho teatral (recordemos que el adjetivo teatrero remite, como poco, a ser exagerado al expresar, contar o declarar algo), constituye la base para que este significado adopte la connotación peyorativa que observamos, con mayor intensidad cada vez, en los medios de comunicación —los cuales, a veces, le ponen comillas al término, como muestra de su pertenencia a un registro poco formal—, especialmente en relación con el ámbito político y deportivo, aunque sin olvidar tampoco el entorno privado que se refleja en la conversación coloquial. Todo ello se puede observar en los siguientes ejemplos:

  • Si hoy Mas la tilda de numerito, en 1982 el conseller Macià Alavedra la consideraba un simple «efecto teatral». [El Periódico de Cataluña (España),16/10/2001]
  • También a la decencia de Acción Nacional se debe una manifestación irrespetuosa que es dar la espalda al presidente de la República, numerito que ahora escenificaron los priistas en el Informe de Fox del mes pasado. [Reforma (México), 12/10/2004]
  • En estos tiempos de convivencia sin matrimonio el numerito del anillo y esas cosas parece ser más bien influencia de películas cursis [WordReference-solo español, en: «Para rechazar casarse», 21/11/2009]
  • Del Bosque, Casillas y Guardiola se han caracterizado en su conducta pública por sentir alergia al numerito, por lograr que cualquiera en posesión de unas cuantas neuronas y sentido común respete y admire no solo su profesionalidad y su arte, sino también su personalidad, el buen rollo que despiden. [El País (España), 3/05/2013]
  • «Cada año es el mismo numerito», farfulla un habitante al ver a las personas reunidas ante la fachada decrépita. Setenta años después del suicidio de Adolf Hilter, la sombra del dictador sigue planeando sobre su austríaca ciudad natal, Braunau-am-Inn. [Clarín (Argentina), 30/04/2015]
  • El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha asegurado que el «numerito» organizado por colectivos independentistas en las calles de Barcelona antes del juicio a Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau por el 9-N es «absolutamente impropio» de una democracia. [El Mundo (España), 6/02/2017]

Existen muchos ejemplos del uso de número con igual significado e intención, pero aquí queremos ocuparnos de su derivado numerito, con escasa o nula presencia en los diccionarios (el DRAE23 ni lo menciona), si bien algunos ya lo incorporan, como es el caso del Diccionario Salamanca (1996), que lo incluye como lema con remisión a la acepción correspondiente de número y a la locución montar el número, o el del Diccionario del español de México (http://dem.colmex.mx), que lo cita en un ejemplo en la entrada siguiente:

atrás. 15. Estar hasta atrás, ponerse hasta atrás, etc. (Popular) Estar, ponerse, etc. muy borracho o drogado: «Le dicen la u porque siempre llega hasta atrás», «Se puso hasta atrás y armó su numerito de siempre».

Lo interesante aquí es destacar el hecho de que un diminutivo sirve no como reducción de un significado o como muestra de afectividad, sino como una intensificación de tal significado. En este caso, el diminutivo no ‘disminuye’ nada sino que incrementa y enfatiza su sentido, lo cual es propio del registro coloquial, en el cual se enmarca mayoritariamente el uso de numerito, sea en la conversación cotidiana, sea por medio de la oralidad que ha ido penetrando en los medios de comunicación. Todo ello ha permitido que este término haya tomado ya identidad propia, solo o acompañado de verbos como montar, hacer, armar o dar, los tres últimos con menor frecuencia, y con los determinantes el o un, según la intención.

La fuerza pragmática del diminutivo se confirma también en otra significación de numerito mucho más reciente, no recogida en diccionarios, pero que ha tenido ya una cierta presencia en los medios —y en la vida de ciudadanos españoles—, y que también responde, en nuestra opinión, a un afán coloquial que los hablantes aplican a aspectos cotidianos (un impuesto, en este caso), adjudicándoles valores lingüísticos acordes con su percepción (algo fastidioso que hay que cumplir); y en eso el diminutivo también cumple a la perfección:

  • Como todos los años por estas fechas toca pagar el Impuesto de Circulación, el famoso ‘numerito’ de coches, motos, camiones y un largo etcétera, que grava en función de la potencia fiscal. [El Semanal Digital (España), 22/05/2015]

En cuanto a las fuentes lexicográficas consultadas, número —en la acepción principal aquí revisada— se recoge en la mayoría de diccionarios de la lengua española publicados a partir de los años 90; no así numerito, con escasas salvedades, como las indicadas más arriba.

Y por lo que respecta a otras lenguas próximas, observamos ciertas similitudes y alguna coincidencia con el uso del término en español. Por ejemplo, en el Gran diccionari de la llengua catalana (GDLC) encontramos, s. v. número, la referencia a numeret. En Le Petit Robert, en la acepción 6 de numéro, relativa a las partes de un espectáculo, se incluye el mismo significado que en español, aunque sin referencia alguna a una forma diminutiva. Y en el Dizionario Garzanti tan solo aparece, en la acepción 4 de numero, una locución (dare dei numeri) que se aplica a personas que dicen cosas poco sensatas.

En cualquier caso, numerito es una forma asentada en español, que sigue conviviendo con su principal, número, pero que ha tomado entidad propia y va perfilándose como triunfadora.

Neus Vila Rubio
Universitat de Lleida (España)

numerito m.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *