Centro Virtual Cervantes
Lengua

El neologismo tacticismo surge de adjuntar a la base táctica el sufijo –ismo, que forma nombres con el sentido de ‘actitud o conducta’. Se registra por primera vez en el Observatori de Neologia en 1998, en España, y se observa desde entonces fundamentalmente en la secciones de política y deporte de diarios de diversos países hispanoamericanos.

Caballo. Pieza de ajedrez
Caballo, pieza de ajedrez. Pixabay.com

La palabra tacticismo conlleva una evaluación negativa de la que carece la base táctica. Fundamentalmente se emplea en las notas sobre política para acusar a dirigentes a los que se considera que, en lugar de ocuparse directamente de un problema, lo dilatan o evitan refugiándose en cuestiones técnicas con el objetivo de sacar alguna ventaja o de conseguir más poder. Así, el tacticismo consiste en aprovechar situaciones coyunturales para sacar provecho, sin defender un proyecto político global. En este sentido, el tacticismo se opone a la estrategia, que implica defender valores. Así pues, el tacticismo, es un conjunto de maniobras no subordinadas a un proyecto integral ni fundado en convicciones auténticas, mediante las cuales se busca generalmente obtener más poder.

  • El líder de la oposición pronunció la conferencia Por qué sí, en la que defendió la inmutabilidad de sus «principios» después de que veinticuatro horas antes José María Aznar sostuviera que «la defensa de los principios», por encima de «los tacticismos», es «esencial en la vida política». [El Sur (España), 21/05/2008].
  • Pero enseguida regresó a CiU para señalar que «la derecha nacionalista se está quedando sin estrategia, sólo en el puro tacticismo y jugando con grandes conceptos que ni ellos mismos se los creen». [La Vanguardia (España), 1/04/2007]
  • El tacticismo es una forma de la improvisación, incluso exitoso; es inmediatista. No es un proyecto político, sino un kit de supervivencia. [La Nación (Argentina), 3/11/2010]

Se han observado, asimismo, usos en los que aparecen personificaciones:

  • El tacticismo, que también existe en la oposición, podría responder: «Y bueno, menos mal que lo tenemos a Cobos en el Senado». [La Nación (Argentina), 03/11/2010].

Por otra parte, el neologismo tacticismo se emplea también peyorativamente en los textos de deportes, particularmente en aquellos sobre fútbol, para designar el modo de jugar en que el estilo de juego queda subordinado a un plan trazado de antemano y no se contempla el estilo y la creatividad propia de cada jugador o equipo. Generalmente, está asociado a una estrategia sobre todo defensiva que se evalúa negativamente:

  • Al calor del título mundial de 1994, Brasil se entregó a un tacticismo desmedido y a un exceso de precauciones, cuyo mayor síntoma es la presencia en la selección de muchos volantes defensivos de perfil vigoroso, muy del gusto de Scolari, que ve en ellos un rasgo de modernidad y equilibrio. [El Colombiano (Colombia), 2/07/2014].

El adjetivo tacticista, también neológico, está asimismo registrado por el Observatori tanto en textos acerca de política como de deportes:

  • Su portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, tachó de tacticista la fecha elegida, con una parte de los ciudadanos de vacaciones veraniegas y encajando la cita en un calendario «estratosférico», plagado de plenos en el Congreso, para «diluir» sus consecuencias. [La Nueva Castilla (España), 29/03/2011].
  • Ricardo La Volpe, un técnico de prestigio, parece indicar que tiene base tacticista. [Clarín (Argentina), 26/09/2006].

A pesar de que la voz tacticismo, acuñada hace ya más de una década, es parte del vocabulario político y se emplea frecuentemente en la prensa, especialmente en Argentina, España y México, la palabra es un neologismo lexicográfico, dado que no se registra en el DRAE ni en el VOXUSO. Cabe mencionar, sin embargo, que el DEA la recoge definiéndola como el ‘uso de maniobras tácticas’ con la marca de despectivo.

En un mundo en el que las formas de hacer política cambian constantemente y en el que la publicidad adquiere un rol fundamental a la hora de definir cambios en el poder, resultaría importante incluir el neologismo tacticismo en las principales obras lexicográficas de referencia del español.

Marina Berri
Universidad Nacional de General Sarmiento
y Universidad de Buenos Aires (Argentina)

tacticismo m.
Etiquetado en:    

Un pensamiento en “tacticismo m.

  • 19 noviembre, 2015 a las 04:58
    Enlace permanente

    Muy bueno el análisis y he aprendido un nuevo neologismo. Aquí en Ecuador no se lo ha utilizado todavía. Todo estos comentarios nos ayudan mucho para enriquecer nuestro vocabulario “moderno” porque la lengua es algo vivo que la van enriqueciendo los seres humanos que manejamos un idioma determinado.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *