Centro Virtual Cervantes
Lengua

La palabra photocall, préstamo léxico del inglés, se emplea frecuentemente en español para referirse a un lugar especialmente habilitado a la entrada de un acto, en el cual las personalidades asistentes se someten a una breve sesión fotográfica, y en ocasiones a las preguntas de la prensa. En función del tipo de evento, este espacio puede estar decorado con publicidad de los patrocinadores. Por tanto, se trata de un espacio —que puede tener o no fines publicitarios— cuya función principal es que la prensa pueda fotografiar y entrevistar a los personajes conocidos que acuden a algún tipo de celebración.

Fotografía de la entrada a un acto con una gran alfombra roja.
Google Images

Esta unidad se registra por primera vez en la base de datos de neologismos del Observatorio de Neología a finales del año 2009, por lo cual podemos hablar de una voz de uso aún reciente en español. En este primer ejemplo, extraído del diario El Correo Digital, se puede ver claramente cuál es el significado del vocablo.

  • Su actual pareja y su madre, Nina, posaron encantadas en el «photocall» y aguantaron estoicas los flashazos que les disparó la gente de la prensa, interesada a partes iguales en la nueva película y en la compañía de Clooney. [El Correo Digital (España), 02/12/2009]

Su uso no se registra solo en España, sino también en países como Argentina y Chile, tal y como lo atestiguan los siguientes ejemplos:

  • La presentación, tomados de la mano y acaramelados, fue en el photocall de la AMFAR Inspiration Gala, en San Pablo. [Clarín (Argentina), 18/04/2016]
  • Las calles del centro de Jerusalén se han sumado al ambiente festivo con iniciativas municipales como el trazado de dibujos en 3D sobre el suelo, obras de artistas internacionales que muchos ciudadanos utilizan como photocall, resaltando su lado más divertido. [El Mercurio (Chile), 22/04/2016]

Como podemos observar a partir de estos ejemplos, con frecuencia la unidad se encuentra sometida a algún tipo de marca tipográfica, como las comillas o la cursiva. De hecho, la recomendación de la Fundéu para photocall, como para el resto de los préstamos no adaptados, es que se escriba con la grafía original en cursiva. Más allá de la variación tipográfica, podemos observar también variantes ortográficas que muestran distinto grado de adaptación a la lengua española, como photo call o fotocall, que pueden verse en estos ejemplos:

  • Felipe, Letizia y sus hijas atienden en el «fotocall» estival a los más de setenta periodistas. [Diario de León (España), 23/08/2017]
  • Penélope Cruz posa en el «photo call» del desfile de alta costura de Chanel, en el Gran Palais de París. [El Periódico (España), 03/07/2018]

Encontramos en la prensa incluso la forma más castiza fotocol, a la que hace referencia Francisco Ríos en un artículo de La Voz de Galicia publicado en 2016, si bien el propio autor pone en duda la oportunidad de esta voz, frente a la posibilidad de recurrir a términos ya existentes en el español del teatro, como forillo:

  • Ahora, fotocol designa tanto el escenario como la sesión fotográfica. Algunos entendidos creían que se debería evitar y recurrir a una palabra con tradición en español y propia de los ambientes teatrales, forillo (‘telón pequeño que se pone detrás de una abertura del decorado’). [La Voz de Galicia (España), 28/05/2016]

En los últimos tiempos, el valor semántico de photocall se ha extendido para hacer referencia a todo tipo de celebraciones, no únicamente aquellas relacionadas con el mundo del espectáculo, la política o el deporte. Así, no es infrecuente que por extensión se utilice photocall para denominar a un lugar específico para hacerse fotografías, en diferentes situaciones festivas, incluidas las bodas y reuniones familiares:

  • Numerosas personas, tanto niños como adultos, no quisieron ayer perderse la oportunidad de retratarse con los pajes de los Reyes Magos de Oriente que ayer participaron en un photocall navideño ubicado durante la tarde en la céntrica plaza. [La Opinión de Zamora (España), 30/12/2018]
  • Todos los animales disfrutaron de su propio photocall y aperitivos a su gusto, y no hubo ningún incidente. Y sus dueños degustaron snacks con formas de animales. [La Vanguardia (España), 04/10/2019]

Si observamos cómo se recoge en las obras lexicográficas en inglés la voz photocall, resulta llamativo el hecho de que, tanto en el Oxford English Dictionary como en el Cambridge English Dictionary, esta unidad se define mediante un descriptor temporal (time y occasion, respectivamente), y no se hace referencia al lugar en el que se lleva a cabo esta sesión fotográfica. Parece ser que al incorporarse al español photocall ha sufrido un cambio semántico por metonimia, y en español nos referimos más al lugar que al momento.

Photocall no aparece en los corpus del español actual (CREA y CORPES XXI), ni tampoco en ningún diccionario normativo ni de neologismos, aunque sí tiene entrada en el diccionario Clave para secundaria y bachillerato. Si echamos un vistazo a los diccionarios en otras lenguas románicas, observamos que tampoco se ha incorporado ni en el Dicionário Priberam da Língua Portuguesa, ni en el diccionario Treccani en italiano, ni en el Larousse francés. En el caso del gallego, si bien no está contemplada en el diccionario de la Academia da Lingua Galega, resulta digno de mención que la prensa en gallego se hace eco de que el Servizo de Normalización Lingüística para el gallego ha recurrido a un photocall en su campaña «Gústame o galego» para la promoción del uso de esta lengua. En el caso del catalán, la Neoloteca del Termcat recoge como equivalente en catalán fotoreclam, pero no está consignada en el diccionario del Institut d’Estudis Catalans.

En conclusión, photocall es un préstamo léxico cuyo uso está bastante extendido entre los hablantes de español, que además remite a una realidad con la que estamos familiarizados a través de los medios de comunicación y que parece extenderse a la vida cotidiana. Sin embargo, su aparición aún reciente motiva que esta unidad léxica se muestre todavía inestable y se vea sometida a variación ortotipográfica, por lo que se hace pertinente su sanción lexicográfica.

Nava Maroto García
Grupo Neousal
Universidad Politécnica de Madrid (España)

photocall m.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *