Centro Virtual Cervantes
Lengua

El microcrédito hace referencia a un pequeño préstamo que se concede a personas con capacidad emprendedora que carecen de recursos económicos suficientes para acceder al sistema bancario tradicional. La finalidad es promover así la creación de pequeñas empresas y generar autoempleo. Esta iniciativa surgió en Bangladesh en los años sesenta promovida por Muhammad Yunnus y la fundación del Banco Grameen, que buscaba primar los objetivos sociales sobre los beneficios financieros. La utilización del microcrédito estuvo inicialmente ligada a los países en vías de desarrollo, pero fue exportada a los países desarrollados y adoptada por el sistema bancario tradicional para facilitar a los colectivos con dificultades de inserción el acceso al mercado laboral. En España se conceden microcréditos desde el año 2001, por parte de las entidades financieras y de la Administración Pública, a los colectivos más desfavorecidos y en riesgo de exclusión (parados de larga duración, inmigrantes, hogares monoparentales, mayores de 45 años, mujeres vulnerables, personas discapacitadas) para contribuir a la creación de nuevos puestos de trabajo. En la Comisión Europea, el microcrédito se concibe como una herramienta para luchar contra la pobreza y promover la autoocupación. La palabra microcrédito está formada por la adición al sustantivo crédito del formante micro- en su acepción ‘muy pequeño’, recogida en DRAE23, Clave, VOXUSO, DEA y NEOMM. En estos diccionarios el formante micro- recibe una caracterización dispar, dado que en el DRAE23 se presenta como elemento compositivo; en el Clave, como elemento compositivo prefijo; en el VOXUSO, como elemento prefijal; y en el DEA y el NEOMM, como prefijo. De ahí que, en función de la categoría que se le otorgue al formante micro-, la creación de la voz microcrédito responde al procedimiento morfológico de la prefijación o al denominado composición culta, relativo a la formación de palabras con elementos compositivos.

mujer asiática en tienda de especias
Flickr (Michael Foley)

El significado de microcrédito puede considerarse aparentemente composicional debido a que la suma de los constituyentes que lo forman permite deducir una idea aproximada de lo que transmite la palabra. Sin embargo, no se infiere el significado específico de la voz, que se refiere no solo a un ‘crédito pequeño’, sino también a una financiación concedida con unas condiciones determinadas y por parte de ciertas entidades, en el ámbito de las mencionadas microfinanzas.

La palabra microcrédito aparece registrada y definida en dos diccionarios sobre voces nuevas: el Nuevo diccionario de voces de uso actual de Alvar Ezquerra (2004) y el Diccionario de neologismos on line de la Universitat Pompeu Fabra. El primero define el concepto de un modo más general: ‘pequeño préstamo que se concede a personas que tienen dificultades para financiar un proyecto laboral’; mientras que el segundo proporciona una definición más amplia: ‘crédito que otorga pequeños préstamos y otros servicios financieros a personas con pocos recursos, para que puedan desarrollar proyectos personales que generen ingresos, lo que les permite atender a sus familias con su propio esfuerzo’.

En el Diccionario de neologismos on line se presentan tres documentaciones del vocablo pertenecientes al año 2000, y en una de ellas se observa la aplicación de esta medida financiera en países latinoamericanos, donde ha resultado más frecuente:

  • Bush y Fox han hablado también de extender la zona de libre comercio a toda Latinoamérica y fomentar los microcréditos a México. [El País (España), 17/12/2000]

Las documentaciones del Corpus de Referencia del Español Actual de la Real Academia Española (CREA) también demuestran una mayor presencia de este término en el ámbito latinoamericano, ya que de los 34 casos registrados, cuatro corresponden a España y treinta a diferentes países hispanoamericanos, en los que se documenta la aparición de esta voz en la prensa desde 1996:

  • «El desarrollo está muy relacionada a ella, porque casi todas las sociedades en desarrollo, la mujer es la que trabaja y si gana su salud y educación, si le das microcrédito y tecnología se va a notar grandes cambios en la economía, porque es la parte más productiva y tradicionalmente, en la estructura de la sociedad», dijo el jefe de Estado en el acto realizado en el auditorio del Banco Central de Bolivia. [Los Tiempos (Bolivia), 4/12/1996]

En este ejemplo se comprueba, además, la vinculación del microcrédito con un sector determinado de los países en vías de desarrollo, de acuerdo con la definición del concepto proporcionada anteriormente. Asimismo, los siguientes fragmentos, pertenecientes a contextos distintos temporal y geográficamente, ilustran el contenido semántico del vocablo:

  • Las 19 entidades que conforman la Asociación Nicaragüense de Microfinanzas de Nicaragua (Asomif) participaron en un seminario demostrativo de las nuevas tecnologías que buscan cómo fortalecer los programas de microcrédito. [La Prensa de Nicaragua (Nicaragua), 25/07/2002].
  • El 59 % de los emprendedores que abren un nuevo negocio con un microcrédito en España son mujeres, la mayoría de ellas en situación de desempleo de larga duración o en paro. [ABC.es (España), 7/03/2016]

Si se toma en consideración la fecha de las primeras documentaciones del término microcrédito en un corpus de textos como es el CREA, se comprueba que el vocablo circula en la lengua española desde hace al menos veinte años (1996-2016); y, como se ha mencionado, el Diccionario de neologismos on line recoge usos de la voz en la prensa escrita correspondientes al año 2000. Ello llevaría a poner en duda su carácter novedoso; no obstante, se trata de un neologismo lexicográfico, ya que no se recoge en el diccionario de referencia de nuestra lengua, el DRAE23, ni en los diccionarios descriptivos de consulta (el Clave, el DEA, el VOXUSO, Alvar, ni en el NEOMM), con la excepción del Alvar2. El registro en este diccionario de la palabra microcrédito, así como su uso extendido de acuerdo con la generalización del hecho que denota, apuntan a la posibilidad de incorporar esta voz en el DRAE y en los demás diccionarios de la lengua española, dado que forma parte del léxico común.

María Estornell Pons
Universidad Católica de Valencia (España)

microcrédito m.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *