Centro Virtual Cervantes
Lengua

La voz microempresario es un neologismo no documentado como entrada en los diccionarios del castellano en general o en los diccionarios de las variedades de la lengua, a pesar de su gran difusión y uso en nuestra lengua. No obstante la ausencia en las fuentes lexicográficas de referencia (Alvar, Alvar2, DRAE, Clave, DEA, NEOMM, VOXUSO), aparece documentada su recurrencia en el CREA, CORPES XXI y en el Observatori de Neologia como veremos más adelante.

juego de mesa con fichas
Pixabay

La voz microempresario, desde un punto de vista morfológico, es un sustantivo que surge de la adición del formante micro- al sustantivo empresario. Dependiendo de la categoría que se le atribuya al formante micro-, la voz microempresario, podría categorizarse de manera diferente; es decir, formada por prefijación o por composición culta. En los diferentes diccionarios antes mencionados (DRAE23, Clave, VOXUSO, DEA y NEOMM), el formante micro- recibe categorizaciones variadas. Así, es considerado como prefijo en el DEA y el NEOMM, como elemento compositivo en el DRAE23, como elemento prefijal en el VOXUSO, como elemento compositivo prefijo en el Clave. En el caso bajo análisis, se privilegia la formación por composición culta dado que el formante micro– proviene del griego μικρο- mikro-, cuyo significado etimológico es ‘pequeño, muy pequeño’. Dicho rasgo semántico, además, como veremos, interviene directamente en la formación del significado del neologismo microempresario.

Si bien la entrada microempresario no está recogida en ninguna de las obras lexicográficas antes citadas, el NEOMM consigna la entrada microempresa y la define como empresa muy pequeña’. Por otro lado, todos los diccionarios, en general, registran una entrada para el sustantivo empresario. Según lo define el DRAE23, en una de sus acepciones, es el ‘titular propietario o directivo de una industria, negocio o empresa’. Por lo tanto, si partimos de esta definición de empresario y la complementamos con la definición del NEOMM de microempresa, podemos decir que un microempresario es el ‘titular propietario o directivo de una empresa muy pequeña’. Es decir, el neologismo microempresario designa a aquella persona responsable de la conducción y gestión de una microempresa.

Este significado lo podemos apreciar claramente en los diferentes contextos extraídos del Observatori de Neologia, en los cuales podemos ver, además, su uso extendido en diversas fuentes geográficamente distintas, tanto peninsulares como de América Latina. Existen más de setenta registros del vocablo microempresario. Este se registra por primera vez en el en el año 1998 en España y desde el año 2004 en América Latina. Sin embargo, su aparición ocurre con mayor frecuencia desde el año 2006 y sigue vigente hasta la fecha:

  • Por el contrario, el plan de empleo sí recogerá importantes ayudas fiscales para los autónomos que creen empleo y se conviertan en microempresarios. [La Vanguardia (España), 25/02/1998]
  • Fundación Solidaridad apoya el trabajo de 400 emprendedoras de poblaciones de Santiago y de 100 microempresarios familiares, mientras que los funcionarios del Serviu de Maule han incorporado a los jubilados […]. [El Mercurio (Chile), 28/04/2004]
  • Más de ocho mil microempresarios que fueron atendidos por la Comisión de Formalización serán capacitados. [El Comercio (Perú), 17/10/2004]
  • Se castiga al microempresario porque, si trabaja en la informalidad (algo que ocurre con frecuencia porque se trata de personas que viven en la pobreza), el IVA sobre la tasa de interés sufre un recargo del 50 %. [La Nación (Argentina), 17/10/2008]
  • El Gobierno se ha marcado como reto que los microempresarios, que representan el 96,4 por ciento del sector productivo, entiendan que internet es su más cercano colaborador en los negocios y espera que a finales de este año el 40 por ciento esté conectado a la Red. [El Tiempo (Colombia), 27/09/2013]
  • Se suprimirán los subsidios que se entregaban a pequeños productores agrícolas y microempresarios, o los créditos otorgados a estudiantes de bajos recursos para cursar carreras universitarias, con cuotas que propiciaban a negros e indígenas recibirlos también, incluyendo becas completas para los de altos promedios. [La Jornada (México), 27/05/2016]

Si bien se recogen usos en prensa escrita en el Observatori de Neologia desde el año 1998, en el Corpus de Referencia del Español Actual (CREA) se registra la presencia de microempresario desde 1992 en países como Nicaragua, Costa Rica, Colombia, Venezuela, Bolivia, México, Paraguay, Argentina, Chile, Guatemala, Honduras, Perú y República Dominicana. En el caso del Corpus del Español del Siglo XXI (CORPES XXI) se aprecia documentadamente su presencia desde el año 2001 hasta la actualidad y en diferentes países hispanoamericanos. Si se toma en consideración la fecha de las primeras documentaciones del vocablo microempresario, se constata que el vocablo tiene vigencia en la lengua española desde hace casi veinticinco años (1992-2016). Resulta curioso que una figura tan usual en nuestros países, contemplada en nuestras legislaciones, y que representa a un gran porcentaje de los empresarios hispanos, carezca de un registro lexicográfico en nuestro idioma y en nuestras fuentes lexicográficas. Todo esto llevaría a poner en duda su carácter novedoso; no obstante, se trata de un neologismo lexicográfico, ya que no se recoge en los diccionarios de referencia de nuestra lengua aun cuando forma parte del léxico común.

Adicionalmente, en otras lenguas se constata una mayor presencia en sus fuentes lexicográficas. En el caso del francés, Le Grand Robert y Le Petit Robert no consignan el vocablo micro-entrepreneur pero sí microentreprise. En el caso del italiano, el Dizionario Garzanti no registra ninguna entrada y, en cambio,en el Dicionário Priberam da Lingua Portuguesa consigna tanto la entrada microempresario como microempresa. También para el inglés se encuentra registrada la voz micro-entrepreneur tanto en el Oxford English Dictionary; como en el Merriam Webster’s Dictionary.

Los contextos y definiciones en otras lenguas resaltan diversos rasgos importantes de este neologismo. Se aprecia, en todos los casos, que la voz microempresario hace referencia al titular de la categoría más pequeña de empresas. También se destaca que este microempresario goza de un estatus empresarial especial, ya que su empresa cuenta con beneficios especiales (tributarios, laborales, o de inserción empresarial) que les permiten impulsar sus emprendimientos con mayor éxito. Esto se debe a que la microempresa, en comparación con los otros tipos de negocios existentes en cada país, es un tipo empresarial que denota la categoría menor en la escala. Así, las legislaciones de los diferentes países establecen, por lo general, un número máximo de dependientes que debe tener una empresa para ser considerada como tal. En resumen, un microempresario se caracteriza por dirigir una microempresa, que es la expresión más pequeña de las iniciativas empresariales o de negocios y cuenta con un personal a su cargo muy reducido y, por lo general, suelen trabajar con sus propios familiares y desde sus propios domicilios.

Mary Ann Monteagudo
Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (Perú)

microempresario, microempresaria m. y f.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *